Arroz con salchichas al horno y tomates varios, para días interminables.

Arroz con salchichas al horno con tomates varios, para días interminables.

No sé cuándo podré publicar este post, pero ahora, mientras lo escribo estoy inmersa en uno de esos días que nunca acaban. ¡Lunes tenía que ser! Aunque a mi normalmente los lunes, no me suelen pasar factura, al contrario, vuelvo con las pilas cargadas y con energía a tope, pero hoy, no me preguntéis por qué motivo, se me está haciendo larguísimo el día.

Supongo que es porque he pasado un fin de semana lleno de emociones y fantástico y porque fuera hace un solazo el cual yo me estoy perdiendo, y porque hoy toca que sea un día interminable.

Por otra parte, si no existieran este tipo de días, no llenaría nunca mi momento “Días interminables” 😛

Esta receta la vi en Directo al Paladar, uno de mis blogs preferidos en cuanto a recetas. La receta la podéis ver aquí.

Como podéis ver y para no variar mucho, la receta la adapté un poco a mi gusto, añadiéndole arroz, ya que solo salchichas con tomate me parecía poco (soy de buen comer) y no quería hacer patatas como acompañamiento porque habíamos comido ya patatas muy recientemente, así que decidí mezclarlo con arroz y así quedó.

Es una receta deliciosa (cómo no, cómo no lo va a ser llevando tomates…) y súper aromática. Estoy segura que os encantará.

INGREDIENTES (Para 2-3 personas):

Para días en los que ves muy muy lejos estar tumbadit@ en tu cama, sobre tú almohada y tapadit@ hasta arriba.

  • 6 salchichas frescas de pollo.
  • Tomates varios. Yo puse tomates en rama, pera, cherry y raff.
  • 1 vaso de arroz largo.
  • Peperoncino o guindilla o cayena en su defecto.
  • Orégano.
  • Hierbas provenzales.
  • Aceite de oliva y sal.
  • Tomillo.

Precalentamos el horno a 190ºC.

Lavamos bien todos los tomates y cortamos por la mitad, en cuadraditos y podemos dejar alguno entero también, sobre todo los cherrys. Los distribuimos en una fuente para horno y los regamos con aceite de oliva, añadimos sal y nuestras hierbas aromáticas. En mi caso, no tenía ninguna fresca, así que usé las secas. Puse tomillo, orégano y hierbas provenzales. Últimamente, tengo muchas ganas de tener mis plantitas de hierbas y le estoy dando muchas vueltas. A ver si me cambio a un piso con balconcito y me pongo a ello 🙂

Cortamos cada salchicha en 4 o 5 trozos, dependiendo del tamaño. Es importante que se usen salchichas frescas de carnicería, porque os quedarán mucho mejor. Evidentemente, se puede usar cualquier tipo de salchicha, pero cómo es lógico, el sabor no será el mismo. Ya sabéis que ya no compro carne envasada. Ahora, todas las semanas o cada dos, excursión a la carnicería del barrio, que me encanta.

Una vez cortadas las salchichas, las añadimos a la fuente con los tomates. Ponemos un poco (o mucho según os guste) de peperoncino o cayena o guindilla, y mezclamos todo bien. Introducimos en el horno durante 20 minutos, removiendo más o menos a los 10 minutos, para que se hagan todas las salchichas bien.

Mientras se hacen las salchichas, nos ponemos con el arroz. Ponemos agua en un cazo o olla y cuando rompa a hervir, añadimos el arroz durante el tiempo indicado en el paquete. Escurrimos y reservamos.

Cuando tengamos las salchichas listas, sacamos la fuente del horno, añadimos el arroz blanco y removemos bien. Si vemos algún tomate entero o medio entero, lo chafamos con la cuchara, para que suelte su jugo y se mezcle con el arroz. Servimos en el tupper o en nuestro plato, y listo.

¡Qué tupper más rico tenemos para el día siguiente! Creo que me voy a poner a hacer de nuevo esta receta, porque está tan buena y huele tan bien, que sólo pensar en ella, empiezo a salivar sin parar.

Guacamole, para días de celebración.

Guacamole, para días de celebración.

Quien me conozca sabe que me gusta celebrarlo todo. No entiendo como hay gente a quien no le guste celebrar por ejemplo, su cumpleaños. Que lo respeto por supuesto, pero no lo comparto. ¡Es bonito cumplir años!

Me gusta celebrar los cumpleaños por supuesto, los cumpleaños de los míos, los días de fiesta, la llegada del fin de semana, los días de lluvia en casa con sofá, peli y manta y mi mixto, el momento en que te bebes una coca cola cuando la estás deseando hace rato, la llegada de las calçotades (sí, soy una gorda de pensamiento), la visita de mi hermana pequeña y del resto de mis tatas, los éxitos de los míos, en fin, no acabaría nunca de enumerar todo lo que me gusta celebrar. Hay que aprovechar y celebrarlo todo, cualquier excusa es buena 🙂

Y en este caso, la receta que os traigo hoy es ideal para cualquier tipo de celebración. La hice hace poco, cuando celebramos Halloween con unos amigos y la verdad, es que les encantó. La preparo mucho también en casa, porque es muy rápida y fácil de hacer. ¡Espero que os guste!

INGREDIENTES (para 2-3 personas):

Para días en los que cualquier excusa es buena para una celebración.

  • 2 aguacates maduros.
  • Unas ramitas de cilantro.
  • 1 cebolla tierna pequeña o media cebolla tierna grande.
  • Tomates cherry.
  • 1 lima.
  • 1 jalapeño o guindilla en vinagre.
  • Sal.

Primero, separamos las hojas de las ramitas de cilantro. Hay que tener en cuenta que el sabor del cilantro se nota mucho, así que no os paséis con el cilantro. Con un poco basta, aunque a mí me encanta.

Ponemos la cebolla partida en trozos grandes, el cilantro y la guindilla o jalapeño en la picadora y picamos bien. Cortamos los tomates cherry en cuadraditos pequeños y reservamos. Si no tenemos guindillas o jalapeños, podemos poner tabasco en su lugar. Con unas gotitas basta y queda muy bueno también.

Partimos los aguacates y sacamos la pulpa. En un bol chafamos el aguacate con la ayuda de un tenedor. Añadimos la mezcla de la cebolla con el cilantro y la guindilla y los tomates cortados, rociamos con el zumo de la lima y ponemos un poco de sal. Mezclamos todo bien y ya tenemos listo nuestro guacamole.

Para acompañar el guacamole, no pueden faltar unos nachos 😉

Ensalada de lentejas, para días “tengo que comer más sano”.

20130617_203729

Cuando nos hablan de lentejas, automáticamente pensamos en esas lentejas con caldito y chicha, que solemos comer en invierno. Esas que se cocinan a fuego lento y esas que comemos con cuchara…

Pero se pueden hacer de otras muchas maneras. Hoy os traigo una de ellas.

Es ideal para verano y entra súper bien. Con el calor, no nos apetece comer nada copioso, así que siempre apetece.

Ahora en verano en casa comemos todo tipo de ensaladas. Ensalada de lechuga, de tomate, de patata, de garbanzos, de arroz y también de lentejas.

Hoy os traigo la receta de mi ensalada de lentejas. Evidentemente le podéis echar o quitar lo que queráis, ya que es una ensalada y las ensaladas son muy versátiles.

INGREDIENTES (para 2-4 raciones):

Para días ligeros.

  • 200 gr. de lentejas cocidas (peso ya escurridas).
  • Un puñado de rúcula.
  • Queso curado de cabra.
  • Tomates cherry.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • ½ cebolla.

Escurrir las lentejas. Yo las escurro bajo el grifo, para quitarles el líquido con el que viene y así queden bien limpitas.

Cortar en dados el queso, partir los tomates cherry por la mitad, picamos la cebolla y cortamos en cuadraditos los pimientos.

Ponemos todo en una ensaladera y mezclamos bien.

Por último, la aliñamos al gusto. Yo personalmente a la ensalada de lentejas, aparte del aceite, vinagre, sal, pimienta y orégano, le suelo echar un poco de limón. Y queda muy rica 😉

Y lista para el tupper :

20130617_203723

Ensalada de patata improvisada, para días “tengo que comer más sano”.

20130607_155211

Cuando empieza a hacer buen tiempo, no nos apetece comer nada pesado y proliferan las ensaladas de todo tipo.

A mi personalmente, me gusta cualquier ensalada del tipo que sea antes que una ensaladita normal con lechuga. Aunque me gustan también, sólo que prefiero una de pasta o de patata, por ejemplo. (Qué lista soy! :P)

No sabía si clasificar esta receta en Días “que vuelva el verano” o Días “tengo que comer más sano”. Al final me he decidido por Días “tengo que comer más sano”, ya que el otro momento quedaría bien si hiciera frío y deseara que llegara ya el verano, pero ahora mismo, el veranito está a la vuelta de la esquina.

Evidentemente, la podemos adaptar a nuestro gusto. Yo la hice así porque es lo que me apetecía y lo que tenía en la nevera en ese momento.

Por cierto, perdonad por la foto. Está borrosa. Al hacerla pensaba que había salido bien, pero veo que no…

¡Vamos allá!

INGREDIENTES (para 3-4 raciones):

Para días de primavera veraniegos.

  • 3-4 patatas medianas o pequeñas.
  • 1 lata de magro de cerdo cocido.
  • Tomates cherry.  Yo usé tomates cherry en rama. Tienen mucho más sabor que los normales.
  • ¼ cebolla dulce.
  • 2 tarrinas pequeñas de queso fresco.
  • Aceite, orégano, pimienta, vinagre y sal.

Primero ponemos a cocer en agua hirviendo con sal y un choro de aceite, las patatas peladas y cortadas en trozos. Si podéis, os recomiendo que hagáis las patatas bastante antes de comeros la ensalada, y las dejéis enfriar, ya que así se enfriarían completamente. Yo en mi caso no tuve tiempo y lo hice al momento.

Mientras tanto, cortamos los tomates cherry en dos, picamos el magro de cerdo y el queso fresco en daditos pequeños y picamos la cebolla.

Cuando estén cocidas las patatas, las sacamos y las dejamos enfriar. Colocamos las patatas en una bol grande o ensaladera y añadimos el resto de ingredientes.

Aliñamos al gusto en caso de comerla al momento. Yo en mi caso usé aceite, orégano, pimienta, vinagre y sal.

Si os la queréis llevar en un tupper para comer en el trabajo, no la aliñéis. Conservadla en la nevera y aliñar en el momento de comerla.

Fácil y sencilla esta receta. ¡Espero que os haya gustado!

Cous-cous con verduras y ajos tiernos, para días “tengo que comer más sano”

20130318_212917

Nunca había probado a cocinar cous-cous. Pero un día comprando, vi que vendían en el supermercado y pensé, voy a intentarlo, a ver qué tal me sale. Ya sabéis que me gusta innovar y probar.

El cous-cous me recuerda mucho a mi hermana Suk. A ella le encanta, o eso creo. O simplemente el cous-cous me recuerda a ella. Entre las hermanas, cada plato nos recuerda a la otra, por ejemplo, cualquier cosa dulce me hace pensar en Min y las patatas con chorizo me recuerdan a mi Veri. Y en el caso de mi niño, si tuviera que elegir algo de comida que me recuerde a él, elegiría sin duda, cualquier cosa que contenga ajos tiernos. Le chiflan no, lo siguiente. Podría haber clasificado esta receta en “Días amorosos” también, pero finalmente he decidido clasificarlo en “Días tengo que comer más sano”, ya que sólo contiene verduritas, y más sano que eso no podría ser. 😛

Es una receta muy sencilla y rápida de hacer.

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para los días en los que tu cuerpo te pide algo que no sea carne.

  • 250 gr. de cous-cous (yo usé cous-cous mediano del Gallo).
  • Un poco de mantequilla.
  • 1 manojo de ajos tiernos.
  • Media berenjena.
  • 1 calabacín pequeño o medio grande.
  • Unos cuantos tomates cherry.
  • Aceite, pimienta y sal.

Llevamos a ebullición 250 ml. de agua con un poco de aceite y sal. Retiramos del fuego y añadimos el cous-cous. Removemos y dejamos reposar durante 3 minutos. Acto seguido, añadimos un poco de mantequilla y lo ponemos a fuego lento, removiendo, durante 2-3 minutos. El cous-cous ya está listo.

Ahora cortamos las verduras. Limpiamos los ajos tiernos y picamos fino. La berenjena y el calabacín lo picamos a cubitos. Lavamos los tomates cherry.

En una sartén honda, echamos un chorro de aceite y añadimos los ajos tiernos primero, removemos un poco y añadimos el resto de verduras, los tomates también. Salpimentamos y dejamos hasta que todo esté bien dorado. A continuación, agregamos el cous-cous y removemos bien. Rectificamos de sal si es necesario. Dejamos unos 3-4 minutos, removiendo frecuentemente, para que se integren bien los ingredientes. ¡Y listo!

Espero que os haya gustado. No hace falta decir que es ideal para llevarse en el tupper. ¡Queda ríquisimo!