Rollitos chinos de col china con carne, para días “cuando era niñ@”

Rollitos de col china y carne, para días “cuando era niñ@”

Hace apenas 1 mes publiqué ya una receta de rollitos, concretamente “Rollitos de carne con verdura, para Días creativos”, pero claro, compré un paquete de pasta de rollitos chinos tamaño familiar, por lo que también los usé para hacer esta receta.

De hecho, compré el paquete pensando en hacer esta receta y luego se me ocurrió la otra.

Estos rollitos son los auténticos rollitos chinos, al menos los que se comían en mi casa. En China pocos sitios encontraremos con los rollitos chinos tal como nos los venden aquí…eso creo. Y tampoco encontraremos el arroz frito con gambas 😛

A mí me encantan estos rollitos, sobretodo porque los mojo en vinagre blanco, que es cómo me enseñó mi mami y por si no lo sabíais, me chifla el vinagre. Me lo podría beber en vasitos. ¡Olé yo! No lo he hecho porque seguro que no me sentaría muy bien, pero poder, podría. 🙂

Espero que os guste esta receta tanto como me gusta a mí.

INGREDIENTES (Para 8 rollitos):

Para días en los que echas de menos la comida que te hacía de peque tu mami.

  • 1 col china pequeña o mediana.
  • 5 filetes de lomo de cerdo.
  • Pimienta blanca, aceite y vinagre blanco.

Primero hay que seguir las instrucciones que se indican en el envase de la pasta de rollitos chinos para descongelarla correctamente. En mi caso, para descongelar había que sacarla del congelador, meterla en la nevera 45 minutos y ya se podía usar, separando con cuidado cada lámina.

Cortar la col china. Yo la parto por la mitad, de la mitad hago otra mitad y voy cortando, batstante fino.

Por otra parte, cortar en tiras el lomo.

En una sartén u olla bastante honda, ponemos la col china y un poco de sal. Ya veréis que la col encoge que da gusto, por lo que si creíais que os habíais pasado con la col, veréis que al final, tampoco era para tanto 🙂

Una vez veamos que la col está lista y ha encogido de manera que no encoge más, añadimos las tiras de lomo. Removemos todo bien, rectificamos de sal y ponemos un poco de pimienta blanca al gusto y añadimos un chorro generoso de vinagre blanco.

Removemos de nuevo y dejamos unos minutos, o hasta que veamos que la carne está hecha.

Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Para poder hacer mejor los rollitos, recomiendo que paséis el relleno por un colador, para eliminar el líquido, ya que la col suelta mucha agua. Así es más fácil hacer los rollitos.

Una vez enfriado o templado el relleno, vamos haciendo los rollitos. Yo coloco la lámina cuadrada con una de las puntas apuntado hacia mi, de manera que si miramos la lámina, sería como un rombo. Ponemos un poco de relleno a unos 3 o 4 dedos del extremo que apunta hacia mi, doblamos ese extremo hacia el relleno, como para cerrarlo por en medio y doblamos hacia dentro cada lado del rollito, cerrándolo completamente. Ponemos un poco de agua en los dos extremos para sellarlos y enrollamos completamente hasta formar nuestro rollito. Ponemos un poco de agua para que quede bien cerrado. Repetimos el proceso hasta acabar con el relleno.

En esta ocasión, los freí en aceite abundante en una olla, no en la Actifry, pero ya sabéis que con la Actifry, quedan geniales también y sin apenas aceite. Como digo siempre, el mejor invento de la historia.

Yo los mojo en vinagre blanco cuando los como, tal como hacíamos en casa.

Los rollitos es mejor comerlos al momento. Evidentemente se pueden llevar para el tupper, pero no quedarán crujientes, sino más bien blanditos, a no ser que tengamos una freídora en nuestro trabajo… Se pueden congelar sin problema y sacarlos sin descongelar para freírlos directamente, así que ya que os ponéis, os recomiendo hacer muchoooos rollitos, porque cuando comáis uno, querréis más y más. Son adictivos, aviso, almenos para mi.

Anuncios

Rollitos de carne con verduras, para días creativos.

Rollitos de carne con verduras, para días creativos.

Mi cabeza está casi todo el tiempo pensando en comida. Siempre estoy pensando en qué hacer para comer, qué hacer para cenar, qué tuppers preparar, qué ingredientes comprar, qué descongelar…

Hace no mucho, fui al supermercado chino de mi barrio a recopilar ingredientes varios, y entre ellos, me llevé un paquete de pasta para rollitos congelada.

Normalmente cuando hago rollitos, siempre los hago como los hace mi madre, de col china y cerdo. Ya subiré la receta de los rollitos de mi madre, pero hoy, toca una versión inventada mía.

Se me ocurrió un día que me sobró pasta para rollitos y tenía que usarla sí o sí porque si no se pondría mala y también tenía en la nevera carne picada que ya había descongelado una vez, por lo que no podía volverla a congelar y por lo tanto, debía usarla también para evitar tirarla.

Y pensando pensando, se me ocurrió esta receta. De ahí que la clasifique en Días Creativos 😉

INGREDIENTES (Para 8 rollitos):

Para días en los que inventas para evitar tirar comida.

  • 8 láminas de pasta para rollitos. (En su defecto, podéis usar pasta filo también).
  • 300/350 gr. de carne picada de pollo y pavo. (Podéis usar también de cerdo, mixta o de ternera).
  • 2 zanahorias.
  • 1 pimiento verde grande.
  • ½ cebolla.
  • 1 diente de ajo pequeño.
  • Un poco de perejil.
  • Salsa Perrins (también llamada Salsa Worcestershire)
  • Aceite, sal y pimienta negra.

La pasta para rollitos suele venderse en los supermercados chinos y tiendas especializadas. Suele venir en paquetes de 30 o 40 láminas y congeladas, por lo que hay que seguir las instrucciones del envase para descongelarla. En mi caso, para descongelar había que sacarla del congelador, meterla en la nevera 45 minutos y ya se podía usar, separando con cuidado cada lámina.

Picamos el perejil, el ajo, la cebolla y el pimiento verde en la picadora, en diferentes tandas si no nos cabe todo en una. Después pelamos las zanahorias y las picamos en la picadora también. Si no tenéis picadora, podéis picar las verduras a mano, muy fino.

Una vez tengamos picadas las verduras, en una sartén honda con un poco de aceite, las añadimos con una pizca de sal. Removemos de vez en cuando y dejamos hasta que veamos que empiezan a hacerse. En este momento, añadimos la carne y rectificamos de sal y pimienta negra y ponemos un buen chorro de salsa Perrins. Vamos removiendo de vez en cuando y apagamos el fuego cuando veamos que la carne está lista.

Una vez descongelada la pasta y hecho el relleno, es hora de hacer los rollitos.

Con la ayuda de una tabla de cortar como soporte, vamos cogiendo una lámina de pasta para rollitos, rellenamos y hacemos los rollitos. Yo pongo un poco de agua en un bol pequeño, para humedecer las zonas del rollito y que se quede pegado, como si fuera pegamento para que me entendáis.

Para hacer cada rollito, coloco la lámina cuadrada con una de las puntas apuntado hacia mi, de manera que si miramos la lámina, sería como un rombo. Ponemos un poco de relleno a unos 3 o 4 dedos del extremo que apunta hacia mi, doblamos ese extremo hacia el relleno, como para cerrarlo por en medio y doblamos hacia dentro cada lado del rollito, cerrándolo completamente. Ponemos un poco de agua en los dos extremos para sellarlos y enrollamos completamente hasta formar nuestro rollito. Ponemos un poco de agua para que quede bien cerrado. No sé si me he explicado bien… La próxima vez haré fotos para que se entienda mejor.

Una vez tengamos los rollitos listos, los freímos en abundante aceite. Yo los hice con la Actifry, con una pizca de aceite quedan así de buenos. Uno de los mejores inventos de la historia, a mi parecer…¡Y listos!