Patatas rellenas de carne, para días tristones.

20130228_213057

He tardado más de lo normal en subir un nuevo post, pero he tenido una semana ajetreada, con mi cumple de por medio. Pero como se dice, más vale tarde que nunca.

Como ya sabéis, me encantan los rellenos.

Mi primera receta en el blog fue de algo relleno, concretamente champiñones rellenos, como bien sabéis.

Pues bien, un día mirando cositas en Twitter, me topé con esta receta de Tweets and Food, de Patatas rellenas de longanizas y provolone. Después de verla, se me hizo la boca agua al instante, así que pensé, “esta noche las hago para cenar, a ver si me alegro un poco”. Y así fue, eso sí, adapté la receta a lo que tenía en la nevera y la hice un poco más a mi manera.

La voy a clasificar en “Días tristones”, porque después de comerte una patata de éstas, se te quitan todas las penas y tristezas 😛

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para esos días en los que te cuesta sonreír.

  • 3-4 patatas medianas o grandes.
  • 200-250 gr. de carne picada.
  • Tomate frito (yo usé Solís, aunque si tenéis tiempo, siempre es mejor usar tomate casero)
  • Queso parmesano en polvo.
  • Queso para gratinar.
  • 2-3 cucharadas de harina.
  • 2-3 cucharadas de leche.
  • Hierbas provenzales.
  • Aceite, pimienta y sal.

Precalentar el horno a 240ºC y colocar las patatas enteras hasta que se hagan. Estarán hechas cuando al pincharlas con un palillo o tenedor estén blandas. En mi caso fueron 30 minutos.

Una vez hechas, vaciamos en un bol las patatas, dejando una pared de 0,5-1 cm. más o menos, chafamos con una cuchara o tenedor y reservamos.

Por otra parte, ponemos la carne en una sartén con un poco de aceite y doramos. Añadimos un poco de pimienta, sal y las hierbas provenzales. Mezclamos y cuando veamos que está bien doradita la carne, agregamos un poco de tomate frito al gusto, pero no demasiado, como mucho 2 cucharadas. Dejamos que reduzca un poco. A continuación, ponemos el queso parmesano en polvo y removemos bien.

Ahora toca añadir la harina. Removemos y cuando esté bien integrada la harina con la carne, ponemos la leche. Seguimos mezclando y veremos como se espesa la carne, formando como una masa. En lugar de poner harina y leche, podemos usar directamente nata líquida para cocinar también, pero como yo no tenía, lo hice de esta manera para espesar la carne.

Disponemos la carne en un bol y añadimos la mitad o 3/4 del bol de patata que habíamos reservado antes. Mezclamos bien, rellenamos las patatas con la mezcla, ponemos queso rallado para gratinar por encima y colocaremos las patatas en el horno 5-8 minutos en modo gratinar.

Y ya las tenemos listas. Están ricas no, lo siguiente. Las podéis llevar en el tupper sin problemas, ya que no se resecan después de calentarlas en el microondas, aunque os tengo que confesar que en mi caso, no llegaron a llevarse en tupper, ya que nos las acabamos en el mismo momento en el que las hice.

Espero que os haya gustado la receta 🙂

Anuncios

Champiñones rellenos, para días interminables.

Siempre me han gustado mucho los rellenos. Pimientos rellenos, tomates rellenos, huevos rellenos…, aunque hoy toca champiñones rellenos, a mi manera claro. Pensad que el relleno se puede modificar al gusto, ya que siempre hay algún ingrediente que nos gusta más que otro.

No puedo esconder mi debilidad por los champiñones. Así que un día, no muy lejano, decidí hacerlos rellenos.

Tengo que decir que no he hecho nunca esta receta antes porque, no sé porqué, pensaba que sería complicado y aparatoso. Pero a la práctica no lo es tanto.

Yo he probado hacerlos de dos maneras diferentes: con y sin Actifry. Y siempre me los llevo al trabajo, porque siempre me apetecen y me quitan las penas en un día duro.

Con Actifry es más rápido y práctico, pero no todo el mundo tiene este aparato, así que explicaré cómo hacerlo de las dos maneras.

INGREDIENTES (para 3-4 raciones):

Para días interminables en el trabajo.

  • 10-12 champiñones grandes, de esos que nada más verlos en la frutería, sabes que estarán destinados para rellenar.
  • 350-400 gr. de carne picada. Yo uso carne picada de pollo y pavo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 cebolla.
  • 1 o 2 ajos, al gusto. O sin ajo (para quien no le guste el ajo)
  • Medio limón.
  • Queso rallado para gratinar.

Lo primero que hay que hacer es limpiar bien los champiñones y quitarles el tronco. Yo suelo picar bien los troncos para añadirlos posteriormente a la carne.

Una vez hecho hay que picar el pimiento, la cebolla y el ajo, bien picadito y reservarlo en un bol. Añadir el zumo del medio limón y mezclar.

Ahora toca mezclar la carne con la verdura. Mezclar el pimiento, la cebolla y el ajo picados con la carne e incorporar los troncos de los champiñones picados.

Si hacéis la receta con Actifry, poner la carne con media cucharada de aceite y dejar 5-8 minutos. Si no, poner la carne en una sartén y cocinar hasta que la carne esté dorada. Yo nunca la hago del todo, la dejo casi lista pero no hasta el final, ya que cuando pongamos los champiñones en el horno o en Actifry, la poca carne que no se haya hecho del todo, se acabará de hacer y así nos quedarán más jugosos los champiñones rellenos.

Hecha la carne, sólo queda rellenar los champiñones y luego ponerle queso para que queden gratinados. Yo suelo poner primero los champiñones en el horno, y cuando están blandos, los pongo unos minutos sólo para gratinar. Sé que me falta el tiempo que tienen que estar en el horno, pero como cocino a ojo, nunca lo pongo el mismo tiempo ni tengo un tiempo predeterminado. Además, cada un@ conoce nuestro horno, así que os recomiendo ir probando para que os queden como os gustan.

Si los hacéis e Actifry, tenéis que quitarle la pala central y ponerlos unos 10 minutos, más o menos.

Como toque final, le añado un poco de orégano por encima.

Espero que os guste la receta, y perdonadme si falta algún dato o tiempo. Es mi primer post y os prometo que iré mejorando.