Mousse de moras, para días caprichosos.

Mousse de moras

Mi hermana pequeña se fue a vivir el año pasado a Galicia y estas Navidades, cuando volvió a casa por Navidad, me trajo un tupper lleno de moras del pueblo y las he tenido hasta ahora congeladitas hasta decidir qué receta hacer.

Primero había pensado en hacer una mermelada, pero finalmente me decanté por una mousse, ya que en casa no somos de mermelada, no porque no nos guste, sino porque no tenemos costumbre de desayunar o merendar tostadas con mermelada. Somos más de salado.

Y buscando buscando por la red, encontré esta receta de mousse de frambuesas de Kuinetes y la he seguido casi al pie de la letra, con unas pequeñas modificaciones y cambiando las frambuesas por moras evidentemente.

Os va a encantar, garantizado, si os gustan las moras claro. A mi niño no le gustan y no probó ninguna. Mucho mejor, todas fueron para mi 🙂

Os dejo una foto de las moras. ¿A qué tienen buena pinta?

moras

INGREDIENTES (Para 4-5 raciones):

Para días en los que tus caprichos imaginarios se vuelven realidad.

  • 200 ml. de nata para montar.
  • 2 claras de huevo.
  • 200 gr. de moras.
  • 40 gr. de azúcar.
  • Azúcar glass.
  • 3 láminas de gelatina.

Ponemos las láminas de gelatina en un cuenco con agua fría.

Preparamos las moras. Yo usé un robot que tengo, tipo Thermomix y del cual os hablaré más adelante. Puse las moras con la cuchilla picadora y lo puse a 50 grados durante 5 minutos a velocidad 9. No lo he probado en una olla, pero se puede hacer seguro. Si lo hacéis en una olla o cazo, poned las moras trituradas previamente con la batidora y dejarlo al fuego unos minutos, hasta que veáis que está calentito el puré de moras.

Una vez tengamos el puré de moras listo, escurrimos las láminas de gelatina, las añadimos, mezclamos y reservamos.

Ahora toca montar la nata. Es importante que la nata esté fría antes de montarla, por lo que os recomiendo la metáis en la nevera horas antes o incluso el día anterior. Si podéis, os recomiendo también que metáis en la nevera el recipiente donde vais a montar la nata horas antes.

Para montar la nata, la vertimos en el recipiente de la batidora o en el bol que usemos, y batimos. Si tenemos batidora de mano usamos las varillas para montar. Cuando ya veamos la nata casi montada, añadimos azúcar glas al gusto y acabamos de batir y montar.

Ahora añadimos el puré de moras a la nata montada, mezclando con una espátula o cuchara, suavemente de arriba a abajo hasta que quede homogéneo.

Montamos las claras. Ponemos las claras con una pizca de sal y batimos hasta que veamos que esté casi montada. Echamos el azúcar y continuamos batiendo hasta que queden las claras a punto de nieve. Las claras tiene que quedar de tal forma que si giramos el bol, no se caigan.

Añadimos las claras a la mezcla anterior, con la ayuda de la espátula mezclamos nuevamente bien hasta que quede todo bien integrado.

Por último, vamos rellenando los vasitos con la mousse y decoramos con alguna mora por encima.

Dejamos en la nevera mínimo 4 horas antes de consumir.

Yo usé recipientes sin tapa y para llevármelos al trabajo, envolví el vasito con papel de aluminio y listos. Al tener textura mousse, no se cayó ni se vertió.

Al contener claras crudas, hay que consumirlas en unos días, para que no se pongan malas. 4 o 5 días duran perfectamente en la nevera.

Cupcakes de algodón de azúcar, para días “cuando era niñ@”.

20130516_131120

Un día, comprando en la tienda online de María Lunarillos un molde muy chulo de tabletas mini de chocolate, tenía que rellenar el pedido para que los gastos de envío no fueran más que el pedido en si y me decidí por comprar un potecito de aroma concentrado de algodón de azúcar.

El algodón de azúcar me recuerda a cuando éramos niñas y mi madre nos llevaba a la feria y nos compraba algodón de azúcar. ¡Me encanta! Y cómo se te quedaban los dedos pegajosos después de coger el algodón, pero no pasaba nada, porque estaba buenísimo. 🙂

Y como no, consulté con Alma. Hojeando su libro, me encontré con esta receta. La he hecho exactamente igual que en su libro.

¡Os va a encantar!

INGREDIENTES (para 12 cupcakes):

Para días en los que lo único en que piensas es en jugar, como cuando éramos niños.

Para el bizcocho:

  • 200 gr. de harina.
  • 200 gr. de azúcar blanco.
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 120 ml. de leche semidesnatada.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de levadura.
  • 2 o 3 gotas de aroma concentrado de algodón de azúcar. Yo usé el de la marca LorAnn.
  • 3 huevos.
  • Colorante en pasta rosa. Yo usé el color Rose de la marca Wilton.

Para el merengue de algodón de azúcar:

  • 3 claras.
  • 180 gr. de azúcar blanco.
  • 100 ml. de agua.
  • 1 cucharada de sirope de maíz. Yo usé el de la marca Karo y lo compré en Maria Lunarillos.
  • 2 o 3 gotas de aroma concentrado de algodón de azúcar. Yo usé el de la marca LorAnn.
  • Colorante en pasta rosa. Yo usé el color Rose de la marca Wilton.

Precalentamos el horno a 180ºC y ponemos las cápsulas de papel en nuestro molde metálico o de silicona.

Tamizamos la harina y la levadura y reservamos.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que quede todo homogéneo. Añadimos los huevos, uno a uno, y batiendo a velocidad baja. Después añadimos la harina y levadura tamizadas. Una vez mezclado todo bien, incorporamos la leche. A continuación ponemos el aroma de algodón de azúcar, 2 o 3 gotas. Pensad que es muy concentrado y con poco es suficiente. Por último, con un palillo cogemos un poco de colorante en pasta y añadimos a la mezcla y removemos bien hasta que el color sea uniforme.

Repartimos la mezcla en las cápsulas de papel y horneamos durante 20-22 minutos. Para comprobar si están hechos, cogemos un palillo y pinchamos. Si el palillo sale limpio, es que ya está listo el bizcocho.

Mientras se hornean los cupcakes, preparamos el merengue.

Mezclamos el azúcar con el agua y el sirope de maíz en un cazo y lo ponemos a calentar hasta que la temperatura medida con un termómetro de azúcar, alcance los 115ºC- 120ºC. Mientras, batimos las claras de huevo a punto de nieve. Hay que tener paciencia para montarlas, os aviso.

Cuando tengamos el almíbar a punto, lo vamos añadiendo a las claras montadas poco a poco, en un hilillo, sin tocar las varillas y sin dejar de batir. Batimos hasta que el merengue esté brillante. Añadimos el aroma de algodón de azúcar al gusto. Yo puse 3 gotas. Podéis ir añadiendo, mezclando y probando y si notáis que falta, le podéis echar más. 😉

Por último, de nuevo con la ayuda de un palillo, añadimos el colorante rosa en pasta y mezclamos bien hasta que lo veamos rosita rosita.

Volvemos a los cupcakes. Una vez hayamos comprobado que estén hechos, los dejamos en el molde 5 minutos al sacarlos del horno. Pasados estos minutos, los pasamos a una rejilla para que se acaben de enfriar.

Preparamos las mangas con las boquillas que queramos. Yo usé una grande redonda y una grande de estrella cerrada. Para poner el merengue en el cupcake, yo en esta ocasión lo hice de dos maneras. Una desde el centro hacia fuera con la boquilla de estrella cerrada y de fuera hacia dentro con la boquilla redonda, acabando en punta.

Para acabar de decorarlos, podéis usar decoraciones varias. Yo usé corazoncitos rosas y blancos. Y quedaron así:

20130516_145718

IMG-20130516-WA0000

¡Espero que os guste!

Tarta de queso, para días caprichosos.

20130504_144948

Yo siempre decía (y lo sigo diciendo), que soy más de salado que de dulce, pero últimamente, el dulce me atrae mucho más de lo normal en mi.

Supongo que descubrir el mundo de los cupcakes y de la repostería en general, ha generado este transtorno. 😛

Intenté, sin éxito, hacer esta receta por primera vez, pero no me salió nada bien, ya que no había dado con la receta perfecta. De textura y forma sí, pero no de sabor.

A la segunda va la vencida en mi caso (y no a la tercera), pero todo gracias nuevamente a mi querida Alma Obregón. Todo lo que hace es perfecto, lo explica tan bien y lo hace tan fácil, que es imposible que no salga bien.

Ahora los domingos tiene un mini- programa, “Cupcake maniacs” en Divinity. Yo seguí la receta de este programa, adaptándola sobretodo en cantidades, ya que no tengo un molde de 18 cm. como en la receta de Alma, sino de 22 cm. de diámetro. Os dejo el enlace para que lo veáis.

Y lo clasifico en un nuevo momento, días caprichosos. También podría ser días antojosos, aunque claro, teniendo en cuenta que yo casi siempre cocino por capricho, tendría que clasificar todas las recetas en este momento… Bueno, orígenes a parte, en este caso lo clasifico así porque me encanta la tarta de queso y me encapriché en que quería comer una hecha por mi. ¡Y lo conseguí!

INGREDIENTES (para una tarta de 22 cm.):

Para días en los que te encaprichas con algo y no paras hasta conseguirlo.

  • 200 gr. de galletas. Pueden ser María o de otro tipo. Yo usé galletas tipo Digestive.
  • 3 cucharadas de azúcar moreno.
  • 110 gr. de mantequilla.
  • 1000 gr. de queso cremoso, no light. Yo usé Philadelphia.
  • 180 gr. de azúcar blanco.
  • 3 cucharadas de harina
  • 3 huevos L.
  • 75 ml. de nata de montar
  • 1 cucharadita de vainilla en pasta o extracto de vainilla.

Lo primero de todo es engrasar el molde. Yo usé un molde de 22 cm. de diámetro. Lo engrasamos con mantequilla y reservamos. Precalentamos el horno a 180ºC.

Trituramos las galletas en la picadora. Si no tenéis picadora, lo podéis hacer en un mortero, por ejemplo. Fundimos la mantequilla en el microondas y la añadimos a las galletas trituradas junto el azúcar moreno. Mezclamos bien hasta formar una pasta. Extendemos esta mezcla en el molde, chafándolo bien, para formar la base de la tarta. Más o menos tiene que tener un grosor de 3 cm. Al acabar, lo dejamos en la nevera mientras hacemos el relleno de la tarta.

Ahora vamos a hacer el relleno. Batimos el queso con el azúcar blanco y la harina, hasta que esté todo bien mezcladito. Después iremos añadiendo los huevos, uno a uno, batiendo bien hasta que quede la mezcla homogénea. Por último, agregamos la nata y el extracto de vainilla y acabamos de batir.

Sacamos el molde de la nevera y añadimos el relleno.

Para hornearla lo vamos a hacer en 2 fases. Primero la dejaremos 15 minutos a 180ºC y luego 1 hora a 120ºC. Sabremos que la tarta está lista cuando esté la superficie cuajada y sólo quede el centro húmedo. Podéis probar moviendo la tarta y si veis que solo se mueve un poco el centro, es que ya está lista.

Para servir, la podéis comer tal cual o bien poniendo vuestra mermelada favorita por encima. Y para el tupper es ideal, siempre y cuando tengáis nevera para poder conservarla en el trabajo.

Así quedó mi tarta 🙂 :

IMG_20130501_150735

Cupcakes Red Velvet (terciopelo rojo), para días interminables.

20130324_221440

Esta vez toca post dulce. Y como cuando hago dulce, siempre hago cupcakes, hoy toca una receta de un cupcake muy típico, conocido como Red Velvet, Terciopelo Rojo en español. El motivo es evidente, el color del bizcocho. 😛

Como siempre, mi guía es el libro de Alma Obregón. Siempre que hago cupcakes, tengo el libro al lado. No voy a enlazarlo de nuevo, que los que me leéis, sabéis de sobra qué libro es.

Esta vez la clasifico para días interminables, ideal para hoy, lunes, los cuales siempre, o casi siempre son días interminables.

¡Empecemos!

INGREDIENTES (para 12 cupcakes):

Para días que van cuesta arriba.

Para el bizcocho:

  • 60 ml. de aceite de oliva.
  • 160 gr. de azúcar blanco.
  • 1 huevo.
  • 1 cucharada de cacao en polvo.
  • 1 y 1/2 cucharaditas de colorante en pasta rojo (yo usé el Red de Wilton).
  • 1 y 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 125 ml. de leche semidesnatada.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • 150 gr. de harina.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de soda.
  • 1 cucharadita de vinagre blanco.

Para la crema de queso:

  • 120 gr. de mantequilla.
  • 250-300 gr. de azúcar glas (se puede variar la cantidad en función a que te guste más o menos dulce).
  • 1 cucharada de leche semidesnatada.
  • 125 gr. de queso cremoso de untar, no light (yo usé Philadelphia).

Precalentar el horno a 180ºC y poner las cápsulas de papel en el molde. En este caso usé las cápsulas de papel de cebra rosa de House of Marie. ¡Son preciosas, me encantan!

En un vaso, ponemos la leche y añadimos el zumo de limón.

En un bol, batimos el aceite con el azúcar, hasta que estén bien mezclados. Añadimos el huevo y el extracto de vainilla, sin dejar de batir. Tamizamos la harina con el cacao  y agregamos la mitad a la mezcla anterior, batiendo a velocidad baja. Después añadimos la leche, mezclamos, añadimos el resto de harina y seguimos mezclando hasta que se integre.

En un vasito, disolvemos el vinagre con el bicarbonato de soda y cuando haga burbujas, lo añadimos a la mezcla. Seguimos mezclando y cuando esté todo bien integrado, añadimos el colorante rojo y removemos hasta que el color sea uniforme.

Con la ayuda de una cuchara para helados, rellenamos las cápsulas con la mezcla y horneamos durante 20 minutos. Yo espero a que el horno esté caliente para poner la mezcla en las cápsulas, ya que si las rellenamos antes de tiempo, y las dejamos reposar hasta que el horno esté caliente, es posible que el papel quede más transparente de lo normal al sacar los cupcakes, aunque también tiene que ver la calidad de la cápsula de papel.

Una vez horneados, los dejamos enfriar primero 5 minutos en el molde, y tras los 5 minutos, los pasamos a una rejilla para que se enfríen completamente. Es importante dejar que se enfríen totalmente, ya que si no, la crema que usemos para decorar se derretirá.

Mientras se enfrían, preparamos la crema de queso.

Batimos la mantequilla con el azúcar glas previamente tamizado y la leche a velocidad máxima, hasta que quede una mezcla homogénea.  Agregamos el queso frío y batimos, al principio a velocidad baja y vamos subiendo progresivamente, hasta conseguir que sea cremosa.

A continuación, rellenar una manga pastelera con la crema y dejar en la nevera. Yo siempre la dejo un rato en la nevera para que tenga más consistencia. Al principio no lo hacía y la crema estaba como más blandengue cuando tocaba decorar los cupcakes, pero ahora la dejo en la nevera y queda perfecta en cuanto a textura. 🙂

Una vez fríos, toca decorar los cupcakes. Esta vez usé, de nuevo, la boquilla 1M de Wilton. Es perfecta para decorar cupcakes. Para que quedé esta forma, hay que poner la crema en el cupcake de fuera hacia dentro. Y por último, decorar al gusto. Yo usé decoraciones tipo confeti que me regalaron por mi cumpleaños.

Para llevároslo, lo ideal es utilizar un tupper alto. Yo suelo usar los típicos redondos que dan en los restaurantes chinos cuando pides comida para llevar, siempre y cuando el cupcake no sea muy alto. Si no, ya os lo he contado alguna vez, me lo llevo rodeando el cupcake con una tira de cartón (como hacen en las pastelerías), y lo envuelvo en papel de aluminio.

Esta vez os dejo más fotos, para que veáis el resultado.

Si tenéis un día largo, largo, este es vuestro cupcake! 😉

20130324_221542

20130324_221641

20130324_221710

Cupcakes de vainilla, para días tristones.

20130303_221320

Hoy toca un post dulce. Ya sabéis que si se trata de dulce, lo que más suelo hacer son cupcakes. Y como se pueden hacer de casi todo, la variedad es muy extensa.

Y para hacerlos, como ya he comentado alguna vez, siempre o casi siempre uso el libro Objetivo: Cupcake perfecto de Alma Obregón, desde que me lo regaló mi hermana. Es perfecto, con las cantidades justas para que te salgan unos cupcakes buenísimos. Usé la receta que aparece en el libro, adaptándola un poco.

En esta ocasión, quería estrenar el nuevo colorante que me había comprado, que como veis en la foto es así como violeta oscuro. ¡Me encanta el color! Aunque sea un color tristón, comerte un cupcakes como éste, te levanta el ánimo rápido. No sé si será por la cantidad de azúcar y calorías que debe contener o por lo buenos que están, pero os garantizo que después de comerte uno, te sientes un poquito más animad@. 😉

¡Vamos allá!

INGREDIENTES (para 12 cupcakes):

Para días en los que piensas que hubiese sido mejor no haberte levantado.

Para el bizcocho:

  • 115 gr. de mantequilla.
  • 220 gr. de azúcar blanco.
  • 3 huevos.
  • 200 gr. de harina.
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura.
  • 120 ml. de leche semidesnatada.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Para el almíbar:

  • 100 gr. de azúcar blanco.
  • 100 ml. de agua.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Para la crema de mantquilla (buttercream):

  • 250 gr. de mantequilla.
  • 250-325 gr. de azúcar glas (se puede variar la cantidad en función a que te guste más o menos dulce).
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 2-3 cucharadas de leche semidesnatada.
  • Colorante en pasta, del color que queráis. (Yo usé el color violeta de Wilton).

Precalentar el horno a 180ºC. Disponemos los moldes de papel en la bandeja para cupcakes. Yo en esta ocasión usé unas cápsulas de Wilton, blancas, que me encantaron. Tienen como un plástico que recubre el interior, con lo cual el bizcocho, en lugar de quedar rallado por la forma arrugada del molde de papel, queda plano y liso. Estoy enamorada de estas cápsulas.

Tamizamos la harina con la levadura y reservamos en un bol.

Batimos la mantequilla ablandada a temperatura ambiente, con el azúcar, hasta que se integren. Añadimos los huevos, uno a uno. hasta que se mezclen bien. Echamos la mitad de la harina y batimos a velocidad baja hasta que se integre bien. Añadimos la leche con el extracto de vainilla disuelto y removemos. A continuación echamos la otra mitad de harina y batimos a velocidad baja hasta que la mezcla quede homogénea.

Repartimos la mezcla en las cápsulas de papel. Yo uso una cuchara para helados, consejo también sacado del libro de Alma, ya que así, echamos la misma cantidad en todos los moldes y quedan iguales en tamaño. Horneamos 22-25 minutos.

Ahora hacemos el almíbar, calentando en un cazo el agua con el azúcar hasta que hierva. Apartamos del fuego, añadimos el extracto de vainilla y dejamos templar.

Inmediatamente después de sacar los cupcakes del horno, pinchamos su superficie con un palillo varias veces y los pintamos con el almíbar. Dejar enfriar completamente antes de decorar con la buttercream.

Para hacer la crema de mantequilla, tamizamos el azúcar glas y lo colocamos en un bol junto con la mantequilla, el extracto de vainilla y la leche. Batimos a velocidad baja 1 minuto para después subir la velocidad a media-alta y seguir batiendo durante 5 minutos. La crema de mantequilla estará casi blanca y con textura cremosa. Ahora añadimos una pizca de colorante en pasta y mezclamos bien hasta que se tiña bien la crema.

Colocar la crema en la manga y decorar al gusto. Yo usé la boquilla 1M de Wilton. Me encanta también porque da una forma muy bonita a la crema y es grande. Ideal para decorar cupcakes.

Para llevarlo en tupper, yo lo llevo o bien en un tupper redondo y hondo, o bien mi otro truco para que no se estropee es coger un trozo de cartón, doblarlo formando una “u”, colocar el cupcake como pisando el cartón, como hacen en las pastelerías, y envolver con papel de plata, sin tocar el cupcake sino que siguiendo la forma redondeada del cartón. Y llevarlo con cuidado para que no se chafe.

Si tienes un día depre, esta es tu receta 😉

Cupcakes de chocolate blanco, para días cumpleañeros.

20130216_103843

No hace mucho que me he aficionado al mundo cupcake. Como ya sabéis, antes aunque quisiera, no podía hacerlos porque no tenía horno en casa.

Fue mi hermanita Suk quien se aficionó primero. Hizo un curso y todo, pero al no tener horno en casa, no podía practicar ni nada.  Como ella ya había hecho alguna vez, aunque fuera en el curso, y entendía del tema, la primera vez que hice cupcakes fue gracias a una receta que me pasó ella. Y, modestia aparte, me salieron buenísimos. Se me ha dado bien desde la primera vez, creo. 🙂

Pues bien, desde esa primera vez, me empecé a obsesionar un poco con el tema. Venga a comprar moldes de papel con diseños diversos, boquillas, colorantes, sprinkles, y cosas varias para decorar cupcakes. Desde entonces, en mi nevera siempre hay chocolate para postres, ya que suelo hacerlos con chocolate porque a mi niño le encantan.

Y así me inicié en el mundo cupcake. Mis hermanitas se dieron cuenta de mi nueva obsesión y me regalaron una revista muy útil de repostería para principiantes y mi biblia para hacer cupcakes, el libro de Alma Obregón, “Objetivo: Cupcake perfecto”. Realmente salen perfectos. Y esta receta la he sacado del libro, con alguna pequeña variación. Mi nuevo objetivo en cuanto a libros es el de Peggy Porschen, “Boutique de pastelería“. Yo no sé quien es, pero se ve que es algo así como una diosa en el mundo de la repostería.

Vamos al lío, que me enrollo como una persiana.

Hace poco fue el cumpleaños de mi Mari, mi suegra. Podríamos decir que a ella no le gusta el dulce, sino que es como una necesidad fisiológica. Es capaz de estar toda la tarde comiendo dulces varios. Es como un pozo sin fondo de dulces. Por esta razón, decidí hacerle unos cupcakes monos, con su cajita mona y todo. Ya sabéis que en el mundo cupcake todo es muy “cute”. Y se volvió loca al verlos.

INGREDIENTES (para 12 cupcakes):

Para días en los que quieres sorprender al cumpleañer@ con lo que más le gusta en el mundo.

Para el bizcocho:

  • 115 gr. de mantequilla.
  • 220 gr. de azúcar blanco.
  • 3 huevos.
  • 180 gr. de harina de todo uso (yo utilizo de gallo, especial repostería, pero se puede usar cualquier otra).
  • 40 gr. de chocolate a la taza en polvo (si encontráis este tipo de chocolate en chocolate blanco, mejor. Yo no lo encontré, por eso usé chocolate negro)
  • 1 y 1/2 cucharadita de levadura en polvo (yo uso Royal).
  • 120 ml. de leche semidesnatada.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Para la crema de queso:

  • 120 gr. de mantequilla.
  • 200-300 gr. de azúcar glas (se puede variar la cantidad en función a que te guste más o menos dulce)
  • 125 gr. de queso cremoso de untar, tipo Philadelphia.
  • 1  cucharada de leche semidesnatada.
  • 150 gr. de chocolate blanco (yo uso Nestlé Postres)
  • Media tabeta de chocolate blanco normal, para decorar.

Lo primero que debéis saber es que la mantequilla tiene que estar ablandada, pero a temperatura ambiente. Es decir, si vais a hacer esta receta, tendréis que sacar la mantequilla con antelación de la nevera, para que se ablande. Yo si los voy a hacer por la tarde, por ejemplo, la saco al levantarme o la noche anterior.

Precalentar el horno a 180ºC. Disponemos los moldes de papel en la bandeja para cupcakes.

Tamizamos la harina con la levadura y el chocolate a la taza en un bol.

A continuación batimos la mantequilla con el azúcar blanco con una batidora eléctrica de varillas hasta que se integren y formen una mezcla clara. Añadimos los huevos, uno a uno y vamos batiendo hasta que estén bien mezclados. Echamos la mitad del bol de harina y seguimos batiendo a velocidad baja hasta que todo se integre.

Mezclamos en un vaso la leche con el extracto de vainilla, lo echamos a a mezcla anterior y seguimos batiendo. Por último echamos la otra mitad de la harina y batimos hasta que la mezcla quede bien.

Ahora toca llenar las cápsulas de los cupcakes. No se tienen que llenar del todo. Más o menos se tienen que llenar 2/3 de la cápsula. Si los llenamos del todo subirán demasiado.

Una vez llenas las cápsulas, hornear 22-25 minutos. Comprobar si están echos con un palillo. Si sale limpio, ya están listos.

Fundir al baño maría el chocolate blanco y reservar.

Mientras se hornean los cupcakes, podemos ir preparando la crema de queso que servirá para decorarlo.

Batimos la mantequilla con el azúcar glas previamente tamizado y la leche a velocidad máxima, hasta que quede una mezcla homogénea.  Agregamos el queso frío y batimos, al principio con velocidad baja y vamos subiendo progresivamente, hasta conseguir que sea cremosa. Añadir el chocolate blanco y mezclar con una cuchara de madera o espátula.

A continuación, rellenar una manga pastelera con la crema y dejar en la nevera.

Volvemos a los cupcakes. Cuando estén listos, sacar del horno y dejar enfriar 5 minutos dentro de la bandeja. Pasado este tiempo, pasar los cupcakes a una rejilla y dejar hasta que se enfríen completamente.

Una vez fríos, ya podemos decorarlos. Para decorarlos las mejores boquillas son las grandes. Yo en esta receta usé la 1M de Wilton. Para hacer forma de rosa, empezar poniendo la crema de dentro hacia fuera, en círculos. Si queréis que quede con forma de “cono” tendréis que empezar poniendo la crema de fuera hacia dentro, en círculos.

Cuando tengamos puesta la crema, poner un trocito de chocolate blanco para decorarlo, o cualquier otra decoración que os guste. Hay muchísima variedad para elegir.

Os dejo una foto de cómo los presenté. Espero que os haya gustado!

20130216_102616

Brownie con helado de vainilla, para días tristones.

¿A quién le amarga un dulce?

Es la típica pregunta retórica que se dice tanto, y está en lo cierto. Porque cuando tienes esos días en los que prefieres haberte quedado en la cama, en los que cualquier cosa se te hace un mundo, en los que lo bonito, lo ves feo…, vamos, esos días depresivos que tod@s tenemos de vez en cuando, necesitas algo dulce. Sea lo que sea, sea como sea.

A mi en esos días, y mira que prefiero mil veces lo salado, sólo quiero comer dulce. Da igual lo que sea, pero que contenga muchas calorías y mucho chocolate, que me encanta. Mi debilidad chocolatera es el Phoskitos, pero como no sé hacerlo ni tengo la receta, hoy vamos a hacer un brownie.

Tengo que decir que es la primera vez que lo hago completamente casero. Una vez hice uno, pero comprando la mezcla preparada ya, con lo cual, no tuvo mucho mérito.

Este lo hice siguiendo una receta de una revista que me regaló una de mis hermanas, “Repostería para Principiantes”. Lo adapté un poco a mi gusto y listo.

Como ya sabéis no me gusta mucho seguir recetas, pero me he dado cuenta que en el mundo de la repostería, hay que seguirlas sí o sí, si quieres que te salga algo comestible.

INGREDIENTES (para un brownie de 9-12 raciones):

Para levantarnos el ánimo en nuestros días tristones.

  • 200 gr. de mantequilla, cortada en cubos.
  • Un trozo de mantequilla para untar el molde.
  • 150 gr. chocolate negro para postres (Yo uso el de Nestlé postres).
  • 50 gr. chocolate blanco para postres.
  • 100 gr. harina para todo uso.
  • 50 gr. cacao en polvo.
  • 100-150 gr de nueces.
  • 3 huevos.
  • 300 gr. de azúcar extrafino.
  • Helado de vainilla (yo he usado marca Farggi).

Precalentar el horno a 180ºC.

Derretir la mantequilla con el chocolate negro y blanco al baño maría. Para hacerlo cogeremos un recipiente resistente al calor, por ejemplo de cristal y lo colocaremos en una olla con agua hirviendo. Una vez hierva, dejarlo a fuego lento. Lo mejor es que el bol o recipiente no quede sumergido en el agua, sino que flote o no llegue a tocar el agua. La mantequilla tiene que estar cortada en cubos y el chocolate en trozos, para que se derrita más rápido. Hay que ir removiendo hasta que el chocolate y la mantequilla se fundan. Una vez hecho, apartar y dejar que se enfríe un poco.

Necesitamos dos recipientes. En uno de ellos mezclaremos la harina con el cacao en polvo. En el otro, mezclaremos con una batidora de varillas eléctrica, los huevos y el azúcar. Hay que batir hasta conseguir que se mezcle bien. Tiene que quedar una mezcla de color amarillo pálido con consistencia lechosa y suave.

Añadir el chocolate fundido con la mantequilla a la mezcla del huevo con el azúcar y mezclar con una cuchara de madera o una espátula. No hay que remover con mucha fuerza. Cuando veamos que el chocolate se ha mezclado bien, dejar de remover.

A continuación toca agregar la harina y el cacao en polvo. Tenemos que remover hasta conseguir una mezcla gruesa, pegajosa y brillante. Sobretodo al remover, hay que asegurarse de mover la cuchara o espátula hasta el fondo del recipiente y levantarla, ya que la harina puede quedarse pegada en la parte inferior.

Una vez tengamos la mezcla con la consistencia adecuada, añadir las nueces previamente picadas. Las podéis picar en el mortero o bien, lo que suelo hacer yo, es coger una bolsa de plástico, poner las nueces dentro y cerrarla o con una pinza o haciendo un nudo y coger el mortero o cualquier cosa dura (por ejemplo una botella de vino) y chafar. Removemos bien para que queden las nueces bien distribuidas.

Cogemos el molde. Yo en este caso utilice un molde rectangular, no muy alto. Podéis forrar el molde con papel de horno o bien, (lo que hice yo) es coger un trozo de mantequilla y con las manos, untarla por todo el molde, incluso los bordes, para que no se no quede pegado. Untar el molde hasta que se nos acabe la mantequilla y quede todo el molde bien impregnado. No sé cuanta cantidad es en gramos, más o menos un trozo de mantequilla en forma de cubo grande.

Echamos la mezcla en el molde y repartimos bien. Alisamos la mezcla con una espátula o bien con un cuchillo. Es importante que la masa quede bien nivelada.

Poner en el horno durante 20-25 minutos. El brownie estará listo cuando se haya formado una costra en la parte superior y los bordes estén empezando a despegarse del molde, como en la foto. 

En este caso, el centro tiene que quedar húmedo, con lo que no vale la prueba del palillo para comprobar si está hecho o no , ya que saldría siempre manchado. Para comprobar que está hecho, inclinaremos un poco el brownie dándole una cierta oscilación, y el centro del mismo no deberá moverse. Empezar a comprobar a los 20 minutos o bien cuando veamos que se haya formado la costra y los bordes estén empezando a despegarse y en el caso de que no esté hecho, ir comprobando cada 2 minutos, para evitar que se queme.

Si nos lo comemos en casa, no tendremos problema para añadir el helado. Yo cojo una cuchara normal y voy poniendo el helado en láminas. Si nos lo llevamos al trabajo, tendremos que conformarnos con comérnoslo sin helado de vainilla, a no ser que tengáis helado en la nevera del trabajo o congelador. En mi caso no hay congelador, con lo que me lo llevo envuelto en papel de aluminio para desayunar o de postre para después de comer.

Para conservarlo, mantenerlo tapado, para que dure más y no se seque antes de tiempo. El mío duró muy bien tapado, casi 1 semana.

Espero que os haya gustado, que el brownie entra a cualquier hora. Para desayunar, merendar, de postre. Es perfecto para combatir días tristones y para ahogar nuestras penas pasajeras. 🙂