Pollo con pimientos y salsa de ostras, para días “me como el mundo yo solit@”.

20130731_210330

Me encanta la salsa de ostras. Yo se lo echaría a todo, a todo sin miramientos.

La verdad es que queda bien tanto con carne, pescado como con verduras, lo que hace que esta salsa sea súper versátil y se pueda adaptar muy fácilmente a casi todo.

Clasifico esta receta en “Días me como el mundo yo solita” porque me sube el ánimo después de comerla, porque me gusta tanto que no puedo evitar sentirme capaz de todo después de tener la panza llena con este plato. Sí, lo sé, mi mundo gira en torno a lo que como, pero soy feliz así  😛

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para sentirte capaz de todo.

  • 300-400 gr. de solomillo de pollo.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 pimiento rojo.
  • Salsa de ostras.
  • Aceite, sal y pimienta.

Es una receta súper súper fácil.

Primero de todo hay que cortar el pollo en cuadraditos con la ayuda de unas tijeras o bien con un cuchillo, como prefiráis. Yo prefiero con las tijeras, es más rápido a mi parecer.

A continuación, cortar los pimientos en dados también.

En una sartén con un chorrito de aceite, añadimos los pimientos cortados y un poco de sal y pimienta y removemos hasta que se hagan.

Luego hay que añadir el pollo previamente salpimentado y mezclar hasta que veamos que va cogiendo color. En ese momento, añadir la salsa de ostras al gusto. Yo le echo mucha porque me encanta, pero id echando poco a poco porque la salsa es fuerte y siempre es mejor quedarse corto que pasarse. En esta ocasión no le eché nada de agua, pero hice de nuevo esta receta hace poco y echándole un poco de agua después de añadir la salsa de ostras y queda mejor, con más consistencia y con más salsa.

Una vez añadida la salsa, mezclar todo bien, bajar el fuego y dejarlo unos 5 minutos, removiendo de vez en cuando.

Para acompañar, nada mejor que un buen arroz blanco basmati.

Anuncios

Pastel de atún, para días “que vuelva el verano”.

20130323_220619

En verano solemos comer cosas más ligeras y frescas, y sobretodo, platos fríos.

La receta de hoy huele a verano, ya que es un plato frío súper sencillo de hacer. Lo podría haber clasificado en “Días amorosos” también, porque a mi niño le encanta mucho este plato. Hiperventila cuando sabe que lo voy a hacer, aunque a este paso, tendría que categorizar todas las recetas en “Días amorosos”, ya que es mi mayor fan y le gusta casi todo lo que cocino.

Me surgió la idea de hacer esta receta gracias al blog “El rincón de la cerdita”, donde vi su receta de “Pastel vegetal”. La he adaptado un poco pero básicamente es la misma receta.

¡Al lío!

INGREDIENTES:

Para días que saben a verano.

  • 3 láminas de pan de molde rectangulares, yo usé Bimbo enrollados. Si no, podéis usar pan de molde sin corteza, 6 rebanadas en este caso.
  • 10 palitos de cangrejo (surimi).
  • 4 latas de atún.
  • 3 huevos duros.
  • Pimiento de piquillo.
  • Tomate frito.
  • Olivas rellenas.
  • Mayonesa.

En un bol, mezclamos los palitos de cangrejo picados con mayonesa. En otro bol, mezclamos el atún, con el huevo duro picado y el tomate frito. Removemos bien hasta que esté todo bien integrado.

En una fuente, colocamos una capa de pan de molde (o 2 rebanadas en el caso de pan de molde cuadrado) y ponemos una capa con la mezcla de los palitos de cangrejo. Cubrimos con una capa de pan y añadimos la mezcla de atún, huevo y tomate frito. Añadimos otra capa de pan.

Ahora cubrimos todos los lados del pastel con mayonesa. Os podéis ayudar con una espátula o si no, con un cuchillo de untar. Una vez cubierto, decorar por encima con las olivas partidas por la mitad y el pimiento cortado a tiras.

Se puede comer inmediatamente, aunque a mi me supo mejor después de haberlo dejado una noche en la nevera, ya que estaba más jugoso. Me lo llevé en mi tupper, como no, y estaba delicioso (no tengo abuela).

Así quedó el pastel:

20130323_220524