Berenjenas con carne y marisco, para días interminables.

Berenjenas

De pequeña jugaba mucho a adivinar por los sabores de la comida, qué ingredientes llevaba lo que comía.

Un día no hace mucho, probé unas berenjenas con carne que me gustaron mucho. Jugué a adivinar qué llevaba y por los sabores, llevaba algo de marisco. Así que decidí “copiar” la receta, ya que me encantaron. Y la verdad, modestia aparte, es que quedaron muy buenas.

La clasifico esta vez en días interminables porque me encanta la berenjena y esta receta anima a cualquiera después de un día largo.

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para días que no sabes cuándo acabarán.

  • 1 berenjena grande.
  • 200 gr. de carne picada de ternera.
  • 15 gambitas cocidas congeladas.
  • 15 mejillones cocidos congelados.
  • 3 palitos de cangrejo (surimi)
  • Queso rallado.
  • Orégano, aceite, sal y pimienta.

Primero de todo, cortaremos la berenjena en rodajas, aproximadamente de medio centímetro o un poco más, añadiremos un poco de sal en cada rodaja y dejaremos reposar en un bol grande o un plato hondo durante 30 minutos, para que suelten el agua que llevan.

En un cazo con agua hirviendo, coceremos las gambitas y mejillones hasta que estén hechos. Una vez hechos, los pasaremos por la picadora junto con los palitos de surimi cortados en trozos y reservamos.

Precalentamos el horno a 180ºC.

A continuación, en una sartén con un chorrito de aceite, añadimos la carne picada y salpimentamos. Cuando la carne vaya cogiendo color, añadimos la mezcla de marisco picado y mezclamos todo bien. Removemos y cuando esté listo, retiramos del fuego y reservamos.

Ahora secamos las rodajas de berenjena con papel de cocina, para quitar un poco la sal y agua sobrantes. Colocamos papel de horno en la bandeja del horno y ponemos las rodajas de berenjena. Las regamos con aceite y dejamos en el horno unos 12 minutos o hasta que veamos que estén hechas.

Pasado este tiempo, sacamos la bandeja y colocamos encima de cada rodaja un poco de la mezcla de carne que hemos hecho anteriormente. Espolvoreamos con queso rallado y orégano y metemos nuevamente en el horno hasta que se funda el queso.

Yo en esta ocasión usé dos tipos de queso. Mezcla de queso rallado y queso parmesano en polvo, así que podéis usar el queso que más os guste.

Anuncios

Arroz con gambones y mejillones, para días “que vuelva el verano”.

arroz recortado

Cuando hace frío queremos que vuelva el verano. Y cuando hace calor, queremos que vuelva el invierno. Porque en invierno tenemos mucho frío, y en verano sudamos como pollos.

Las gambas, el pescaíto frito, los caracolillos de vaso, la paella, la fideuá. Platos de verano, de playa, de terracita acompañados con una cervecita fresca o con un tinto de verano, bajo el sol y viendo nuestro alrededor a través de unas gafas de sol.

Me encanta el verano, la playa, el mar, y este plato me recuerda a esos días calurosos en los que sólo pensamos en salir de trabajar y desconectar tumbados en la arena, dándonos un baño o con una caña y su respectiva tapa para acompañar.

Y aunque sea invierno, con este plato me traslado por momentos al tan esperado y ansiado verano. En fin, ya queda menos.

INGREDIENTES (3-4 raciones):

Para los días en los que quieres que sea verano.

  • 350-400 gramos de arroz.
  • 8-10 gambones.
  • 100-150 gr. de mejillón cocido congelado.
  • 2 tomates grandes o 3 medianos.
  • Un poco de condimento para paella. Yo usé el de la marca Triselecta.
  • Sal y pimienta y una pizca de azúcar.

Ponemos a hervir agua en una olla. Mientras, quitamos las cabezas y pelamos los gambones y reservamos.

Una vez hierva el agua, ponemos las cabezas, los gambones pelados y los mejillones. Ir removiendo y controlando y cuando veamos que los gambones ya no son transparentes, sino blancos, los retiramos. Ponemos sal en la olla y dejamos hervir durante 20-30 minutos. Una vez listo, sacamos las cabezas y los mejillones.

Rallamos el tomate y lo echamos en la paellera. Echamos una pizca de azúcar para quitar la acidez del tomate y vamos removiendo. Cuando veamos que el tomate está hecho (se nota cuando cambia ligeramente de color), añadimos el arroz , los gambones y los mejillones. Mezclamos bien, hasta que esté todo bien integrado.

Ahora añadimos el caldo de los gambones y cubrimos. Echamos el condimento para paella. Dejamos 10-15 minutos a fuego fuerte y después unos 10 minutos a fuego lento, removiendo de vez en cuando para que no se pegue y echando más caldo, si es necesario. Ir probando hasta que esté a nuestro gusto. Hay que pensar que siempre se hará un poco más de cuando lo estás probando, ya que hay que dejarlo reposar y durante el reposo, se hace un poquito más.

Una vez esté a nuestro gusto, retirar del fuego y tapar con un trapo de cocina o con papel de cocina para que repose, unos 8-10 minutos.

Ya sólo queda servirlo en nuestro tupper. Queda bastante bien tras haberlo congelado, aunque yo prefiero llevarlo de un día para otro. Antes de calentarlo, sacarlo al menos 1 hora antes de la nevera y mezclarlo antes de poner en el microondas. Y si antes de calentarlo vemos que está seco, un truco es coger papel de cocina, mojarlo un poco, colocarlo encima del arroz y, al microondas!

Espero que os haya gustado la receta. 🙂