Pizza de hojaldre con chistorra y huevo, para días amorosos.

Pizza de hojaldre con chistorra y huevo, para días amorosos.

Siempre estoy pensando en comida. Mis pensamientos sobre comida llegan a niveles insospechados. Sólo hay que ver mis fotos en Instagram; la mayoría son de comida o de cosas relacionadas con la comida 😛

Realmente me gusta mucho tanto comer como cocinar y sobretodo variar en lo que como, por eso siempre estoy mirando y rebuscando recetas nuevas o cosas nuevas a probar. Tampoco busco intensivamente, pero al seguir varios blogs de cocina, pues me van llegando recetas chulas.

Y un día me encontré con esta receta, de Las Recetas de MJ. La podéis ver aquí. He seguido cada uno de los pasos. Nada más verla pensé, “Es perfecta para mi niño”. Le encanta el hojaldre, le encanta la chistorra, le encanta la pizza y también el huevo. ¿Qué puede fallar? Pues la respuesta es clara: nada.

No suele prestar mucha atención mientras estoy cocinando, y cuando saqué del horno esta pizza, se quedó patidifuso, casi le da algo de la emoción. Así de expresivo es mi Mixto 🙂

Es una receta súper fácil y sencilla. La podría haber clasificado en “Días en los que te faltan horas”, pero en esencia, hice la receta pensando en mi amor, así que pega más en este momento.

INGREDIENTES:

Para días “ñoñosos”.

  • 1 lámina de hojaldre redondo o cuadrado. (Yo usé cuadrado)
  • Tomate frito.
  • Media chistorra.
  • 2 huevos.
  • Mozzarella.

Precalentamos el horno a 180ºC arriba y abajo.

Forramos la bandeja del horno con papel de horno. Extendemos la lámina de hojaldre en la bandeja.

Pintamos el hojaldre con el tomate frito al gusto, como si fuera una pizza. Yo le puse bastante porque me encanta el tomate y, a mi gusto, cuanto más, mejor.

Cortamos la chistorra en trocitos pequeñitos y los repartimos por la masa.

Por último cubrimos bien con mozzarella por todo el hojaldre.

Metemos la pizza en el horno y después de 15 minutos aproximadamente, o cuando veáis que está casi hecha, abrimos el horno, cascamos los dos huevos encima de la pizza y dejamos en el horno unos minutos más, hasta que veamos el huevo hecho a nuestro gusto (o hecho o poco hecho).

Y listo! Yo no me lo llevé para el tupper, pero se puede llevar perfectamente o en un tupper o envuelto en papel de aluminio.

¿Fácil o no? ¡Animaros a probarla porque está riquísima!

Anuncios

Hojaldre de virutas de jamón ibérico, tomate y queso de cabra, para días en los que faltan horas.

20130516_220419

Jamón…mmm. Creo que es mi debilidad. Podría estar desayunando, comiendo, merendando y cenando jamón todos los días. Y yo tan feliz. 🙂

La receta de hoy bien podría ir en Días creativos, pero finalmente he decidido clasificarla en Días en los que faltan horas, ya que es súper sencilla de hacer y rápida. Y cuando no tenemos tiempo, va genial, porque se hace enseguida y está buenísima.

Seguro que os encanta la receta, eso espero.

¡Al lío!

INGREDIENTES:

Para aquellos días ajetreados.

  • 1 trozo cuadrado o rectangular de masa de hojaldre (Yo usé la masa de hojaldre congelada de Hacendado, pero podéis usar cualquier otra, y tanto congelada como fresca).
  • 250-300 gr. de virutas de jamón ibérico.
  • 1 tomate.
  • Queso de cabra.
  • 1 huevo batido.
  • Orégano, aceite, pimienta y sal.

Si usamos masa de hojaldre congelada, hay que sacarla más o menos 20-25 minutos antes y dejar que se descongele a temperatura ambiente. Cuando podamos manejarla, es que ya estará lista. Si es fresca, nos ponemos con la masa directamente.

Forramos la bandeja del horno con papel de horno o vegetal y extendemos la masa en la bandeja. Con un cuchillo, seguimos la forma de la masa, como dibujando un cuadrado y sin cortar, dejando un espacio en los bordes, de unos 3-4 cm.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Cortamos en rodajas finas el tomate y troceamos el queso de cabra al gusto.

Repartimos las virutas de jamón por toda la masa, sin poner en los bordes que hemos dejado. Añadimos las rodajas de tomate y por último los pedacitos de queso de cabra y repartimos todo bien por la masa. Salpimentamos, regamos con aceite y ponemos un poco de orégano.

Batimos un huevo y pintamos los bordes del hojaldre.

Introducimos la bandeja en el horno y lo dejamos hasta que veamos que haya subido y esté dorado el hojaldre, aproximadamente 10-15 minutos, aunque yo lo hago siempre a ojo 😉

¡Y ya tendríamos la cena, la comida o el tupper listo!

Hojaldres mediterráneos, para días amorosos.

El pasado San Valentín se me ocurrió la idea de hacer estos hojaldres en forma de corazón, para hacer algo diferente, ya que no lo solemos celebrar, porque nuestro aniversario es unos días antes, por lo que celebrarlo no tendría sentido, si ya hemos celebrado nuestro aniversario anteriormente.

Además, nunca me ha gustado mucho esta celebración. Creo que es otra de las muchas celebraciones inventadas por los grandes centros comerciales. Pero en fin, estas cosas siempre hacen gracia, aunque no te guste celebrarlo.

Cogí la idea de una receta que vi en alguna parte, ahora no recuerdo donde y realmente, es súper sencilla de hacer.

Es evidente por qué clasifico esta receta en días amorosos, porque tiene forma de corazón y porque la hice con mucho amor 🙂

INGREDIENTES (para 8 corazones):

Para días especiales con tu persona favorita en el mundo.

  • 2 láminas de masa de hojaldre (yo usé la congelada del Mercadona).
  • 2 tomates.
  • Dos latas de anchoas.
  • Queso de cabra (yo usé el rulo de queso de cabra del Guissona).
  • 1 pimiento rojo.
  • Orégano.
  • 1 huevo batido.
  • Aceite, sal y pimienta.

Precalentar el horno a 200ºC y forrar la bandeja con papel de horno.

Sacar la masa de congelador y dejar que se descongele a temperatura ambiente (la masa no puede estar más de 30 minutos fuera del congelador porque se seca). Ir comprobando con los dedos y cuando sea manejable, estirar un poco con un rodillo.

Mientras se descongela la masa, cortar los tomates en láminas finas y el pimiento en tiras no muy largas.

Cortar la masa en cuatro cuadrados-rectángulos iguales y cada parte cortarla en forma de corazón. Si veis que no os sale bien, siempre podéis dejar los cuadrados tal cual.

Una vez tengamos la forma hecha, reseguir el borde del corazón o rectángulo con un cuchillo, dejando 1 cm. de espacio, pero sin cortar la masa, solo marcándola.

Ahora colocar los ingredientes en el centro, sin cubrir el borde de 1 cm. que hemos marcado anteriormente. Poner unas láminas de tomate, unas tiras de pimiento, unas cuantas anchoas y finalizar repartiendo cachitos de queso de cabra. Lo podéis hacer un poco a vuestro gusto. A mi por ejemplo me gusta mucho el tomate, así que lo cargo bien y pongo muchas láminas de tomate.

Cuando tengamos los ingredientes puestos, rociar con aceite de oliva, sal, pimienta y orégano.

Por último, con la ayuda de un pincel, pintar los bordes del hojaldre con el huevo batido.

Colocar la bandeja en el horno unos 20 minutos aproximadamente o cuando veáis que la masa ha subido y listo.

Os dejo foto también de la versión rectangular, para que veáis como queda:

20130214_212749

Yo en mi caso los comí nada más hacerlos en casa, pero si os lo queréis llevar para el tupper, seguro que están igual de buenos. 😉 Espero que os haya gustado la receta.