Cous-cous con verduras y ajos tiernos, para días “tengo que comer más sano”

20130318_212917

Nunca había probado a cocinar cous-cous. Pero un día comprando, vi que vendían en el supermercado y pensé, voy a intentarlo, a ver qué tal me sale. Ya sabéis que me gusta innovar y probar.

El cous-cous me recuerda mucho a mi hermana Suk. A ella le encanta, o eso creo. O simplemente el cous-cous me recuerda a ella. Entre las hermanas, cada plato nos recuerda a la otra, por ejemplo, cualquier cosa dulce me hace pensar en Min y las patatas con chorizo me recuerdan a mi Veri. Y en el caso de mi niño, si tuviera que elegir algo de comida que me recuerde a él, elegiría sin duda, cualquier cosa que contenga ajos tiernos. Le chiflan no, lo siguiente. Podría haber clasificado esta receta en “Días amorosos” también, pero finalmente he decidido clasificarlo en “Días tengo que comer más sano”, ya que sólo contiene verduritas, y más sano que eso no podría ser. 😛

Es una receta muy sencilla y rápida de hacer.

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para los días en los que tu cuerpo te pide algo que no sea carne.

  • 250 gr. de cous-cous (yo usé cous-cous mediano del Gallo).
  • Un poco de mantequilla.
  • 1 manojo de ajos tiernos.
  • Media berenjena.
  • 1 calabacín pequeño o medio grande.
  • Unos cuantos tomates cherry.
  • Aceite, pimienta y sal.

Llevamos a ebullición 250 ml. de agua con un poco de aceite y sal. Retiramos del fuego y añadimos el cous-cous. Removemos y dejamos reposar durante 3 minutos. Acto seguido, añadimos un poco de mantequilla y lo ponemos a fuego lento, removiendo, durante 2-3 minutos. El cous-cous ya está listo.

Ahora cortamos las verduras. Limpiamos los ajos tiernos y picamos fino. La berenjena y el calabacín lo picamos a cubitos. Lavamos los tomates cherry.

En una sartén honda, echamos un chorro de aceite y añadimos los ajos tiernos primero, removemos un poco y añadimos el resto de verduras, los tomates también. Salpimentamos y dejamos hasta que todo esté bien dorado. A continuación, agregamos el cous-cous y removemos bien. Rectificamos de sal si es necesario. Dejamos unos 3-4 minutos, removiendo frecuentemente, para que se integren bien los ingredientes. ¡Y listo!

Espero que os haya gustado. No hace falta decir que es ideal para llevarse en el tupper. ¡Queda ríquisimo!

Arroz con conejo y ajos tiernos, para días creativos.

20130224_142549

Esta es una de mis recetas apañadas, como digo yo. Básicamente porque no es algo que haga con frecuencia, como la tortilla de patatas por ejemplo, es una receta tipo “pienso en lo que me apetece comer, abro la nevera y me apaño con lo que tengo”. Vamos, que es la primera vez en mi vida que la hago y después del resultado, no será la última (lo sé, no tengo abuela).

En casa siempre suele haber ajos tiernos, porque al niño le encantan y estamos en temporada. Por casualidad, también tenía una bandejita de conejo troceado y, ese día, me apetecía mucho un buen plato de arroz, así que se me ocurrió esta receta. Por eso la clasifico en días creativos 🙂

Manos a la obra.

INGREDIENTES (para 3-4 raciones):

Para días “me apaño con lo que tengo en la nevera”.

  • 1 bandeja de conejo troceado (no recuerdo el peso, supongo que rondará 300-400 gr.).
  • 2 zanahorias.
  • 1 manojo de ajos tiernos.
  • 300- 4oo gr. de arroz largo.
  • 1 chorrito de vino blanco.
  • Caldo de carne.
  • Aceite, sal y pimienta.

Salpimentamos el conejo troceado. En una paellera, doramos el conejo, no hasta que se haga, solo para que coja color y suelte jugo. Una vez dorado, lo retiramos y reservamos.

Añadimos las zanahorias cortadas en dados pequeños y los ajos tiernos picados. Añadimos una pizca de sal y rehogamos hasta que veamos que la verdura esté hecha. Ahora ponemos el chorrito de vino blanco y el arroz y dejamos reducir un poco, mezclando de vez en cuando.

Cuando haya reducido, añadimos el caldo de carne y lo cubrimos. Rectificamos de sal si es necesario. Dejamos entre 10-15 minutos a fuego fuerte y otros 5-10 a fuego más lento. Si vemos que el caldo se consume y no está hecho el arroz, podemos ir añadiendo más. Pongo tiempos aproximados porque el arroz, se hace muy a ojo y al gusto del consumidor (eso creo yo). El truco es ir probando mientras se está haciendo, removiendo de vez en cuando y cuando notemos que le queda muy poquito para que esté hecho a nuestro gusto, apagar el fuego y tapar con un paño de cocina limpio.

Dejar reposar unos 5-8 minutos y ya tenemos listo nuestro arroz.

En cuanto a congelarlo, últimamente hemos notado que cualquier tupper de arroz que congelamos, no queda bien cuando nos lo comemos en el trabajo, así que os recomiendo que lo hagáis de un día para otro, o bien lo conservéis en la nevera, ya que después de congelado queda como rancio el arroz.

Y os recuerdo el truco para calentar arroz: Una servilleta de papel mojada por encima del arroz cuando lo vayáis a calentar en el microondas. Eso hará que el arroz no quede tan seco después de calentarlo. Truco heredado de mi madre. 😉

¡Qué aproveche!