Merluza al horno, para días “tengo que comer más sano”.

Merluza al horno, para días "tengo que comer más sano"

Como diría un amigo mío, estar a dieta está sobrevalorado. Yo, como todos sabéis, no puedo estar a dieta ni 2 minutos porque moriría en el intento. Supongo que al ser nerviosa y al no parar quieta casi nunca, me ayuda mucho a “mantener la línea” aunque no lo hago conscientemente, ya que yo siempre (y cuando digo siempre, es siempre) como lo que me apetece, sin contar cuántas calorías tiene ni cuánto voy a tener que sacrificarme después de comer eso que tanto me apetece. Eso sí, dentro de una normalidad.

No me paso el día comiendo bollos, chocolate o cosas de 1000 calorías por bocado. Por suerte, me gusta casi todo, exceptuando el hígado cuando no es en paté, los guisantes muy solos, la col, y poca cosa más, y me gusta comer casero. Y el fin de semana siempre me permito desfasarme mucho más que entre semana. Si por mi fuera, me desfasaría también entre semana, pero no tenemos tiempo material para desfasarnos, así que intento hacer cosas ricas y fáciles de comer en el tupper. Me encantaría poder llevarme unos caracoles en salsa al trabajo, o un buen bistec, pero platos así, no son viables para el tupper. Los caracoles porque me pasaría 3 horas comiendo y la gente me miraría raro. Y el bistec porque recalentado, por muy buena que sea la carne, no es lo mismo que recién hecho.

Hoy os traigo una receta que vi en Cookbooth, una aplicación fantástica. Si no la habéis probado y os gusta cocinar, os recomiendo que le echéis un vistazo, porque es perfecta a mi parecer. Es como una red social de foodies, donde cuelgas tus recetas paso a paso con fotos. Puedes añadir explicaciones a cada foto o no, porque a veces solo con una foto, ya se ve lo que hay que hacer en la receta. Pero no solo eso, cada foto la puedes retocar en la misma app y, ¡puedes ponerle un filtro! Sí sí, como en Instagram. Además, si no os va esto de colgar recetas, la podéis usar también como un recetario, ya que puedes crear libros e ir añadiendo recetas que te gusten y que no sean tuyas a cada libro. No sé a vosotros, pero yo estoy enamoradísima de esta aplicación. En mi opinión es increíble. La receta la podéis ver aquí. La he adaptado a mi manera, como podréis comprobar.

Y con esta receta se demuestra que comer sano no tiene que ser comer soso.

INGREDIENTES(para 2 personas):

Para días en los que estás hart@ de tanta carne.

  • 4 rodajas hermosas de merluza fresca.
  • 1 tomate de huerto o raff grande o 2 pequeños.
  • 1 cebolla.
  • 3 dientes de ajo.
  • 2 ramitas de perejil fresco.
  • 1 limón.
  • Aceite de oliva y sal.

Cortamos la cebolla en juliana y la ponemos en una sartén con un chorro de aceite y una pizca de sal. Dejamos en el fuego, removiendo de vez en cuando hasta que esté pochada.

Cortamos el tomate en rodajas y reservamos.

Precalentamos el horno a 210ºC.

Picamos los ajos y el perejil. Lo añadimos a un mortero, ponemos un chorrito de aceite y machacamos bien para sacar su jugo. Podemos machacar el ajo directamente en el mortero sin picarlo, pero yo para ahorrarme tiempo, he picado el ajo y el perejil juntos en la picadora. Después de machacar durante un rato, añadir más aceite para hacer la picada. Yo al final le pongo una pizca de sal también.

En una fuente de horno, añadimos unas cucharadas de la picada y repartimos por toda la superficie de la fuente. Ponemos la cebolla pochada por encima y distribuimos bien por la fuente.

A continuación ponemos los tomates encima de la cebolla y regamos generosamente con la picada. Reservamos parte para echarle después a la merluza también.

Colocamos las rodajas de merluza encima de los tomates y añadimos la picada que nos queda. Exprimimos el limón encima del pescado, con la ayuda de un pequeño colador o de nuestra mano, para que no caigan las pepitas del limón.

Introducimos en el horno a 210ºC durante 15 minutos y, ¡listo!

Es muy importante que la merluza sea fresca porque si no, no es lo mismo. Lo mismo con el perejil y los tomates. Los tomates que sean buenos buenos. Yo no encontré de huerto, por lo que utilicé tomates Raff, que están buenísimos.

¡A disfrutar!

Anuncios

Ensalada de lentejas, para días “tengo que comer más sano”.

20130617_203729

Cuando nos hablan de lentejas, automáticamente pensamos en esas lentejas con caldito y chicha, que solemos comer en invierno. Esas que se cocinan a fuego lento y esas que comemos con cuchara…

Pero se pueden hacer de otras muchas maneras. Hoy os traigo una de ellas.

Es ideal para verano y entra súper bien. Con el calor, no nos apetece comer nada copioso, así que siempre apetece.

Ahora en verano en casa comemos todo tipo de ensaladas. Ensalada de lechuga, de tomate, de patata, de garbanzos, de arroz y también de lentejas.

Hoy os traigo la receta de mi ensalada de lentejas. Evidentemente le podéis echar o quitar lo que queráis, ya que es una ensalada y las ensaladas son muy versátiles.

INGREDIENTES (para 2-4 raciones):

Para días ligeros.

  • 200 gr. de lentejas cocidas (peso ya escurridas).
  • Un puñado de rúcula.
  • Queso curado de cabra.
  • Tomates cherry.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • ½ cebolla.

Escurrir las lentejas. Yo las escurro bajo el grifo, para quitarles el líquido con el que viene y así queden bien limpitas.

Cortar en dados el queso, partir los tomates cherry por la mitad, picamos la cebolla y cortamos en cuadraditos los pimientos.

Ponemos todo en una ensaladera y mezclamos bien.

Por último, la aliñamos al gusto. Yo personalmente a la ensalada de lentejas, aparte del aceite, vinagre, sal, pimienta y orégano, le suelo echar un poco de limón. Y queda muy rica 😉

Y lista para el tupper :

20130617_203723

Ensalada de patata improvisada, para días “tengo que comer más sano”.

20130607_155211

Cuando empieza a hacer buen tiempo, no nos apetece comer nada pesado y proliferan las ensaladas de todo tipo.

A mi personalmente, me gusta cualquier ensalada del tipo que sea antes que una ensaladita normal con lechuga. Aunque me gustan también, sólo que prefiero una de pasta o de patata, por ejemplo. (Qué lista soy! :P)

No sabía si clasificar esta receta en Días “que vuelva el verano” o Días “tengo que comer más sano”. Al final me he decidido por Días “tengo que comer más sano”, ya que el otro momento quedaría bien si hiciera frío y deseara que llegara ya el verano, pero ahora mismo, el veranito está a la vuelta de la esquina.

Evidentemente, la podemos adaptar a nuestro gusto. Yo la hice así porque es lo que me apetecía y lo que tenía en la nevera en ese momento.

Por cierto, perdonad por la foto. Está borrosa. Al hacerla pensaba que había salido bien, pero veo que no…

¡Vamos allá!

INGREDIENTES (para 3-4 raciones):

Para días de primavera veraniegos.

  • 3-4 patatas medianas o pequeñas.
  • 1 lata de magro de cerdo cocido.
  • Tomates cherry.  Yo usé tomates cherry en rama. Tienen mucho más sabor que los normales.
  • ¼ cebolla dulce.
  • 2 tarrinas pequeñas de queso fresco.
  • Aceite, orégano, pimienta, vinagre y sal.

Primero ponemos a cocer en agua hirviendo con sal y un choro de aceite, las patatas peladas y cortadas en trozos. Si podéis, os recomiendo que hagáis las patatas bastante antes de comeros la ensalada, y las dejéis enfriar, ya que así se enfriarían completamente. Yo en mi caso no tuve tiempo y lo hice al momento.

Mientras tanto, cortamos los tomates cherry en dos, picamos el magro de cerdo y el queso fresco en daditos pequeños y picamos la cebolla.

Cuando estén cocidas las patatas, las sacamos y las dejamos enfriar. Colocamos las patatas en una bol grande o ensaladera y añadimos el resto de ingredientes.

Aliñamos al gusto en caso de comerla al momento. Yo en mi caso usé aceite, orégano, pimienta, vinagre y sal.

Si os la queréis llevar en un tupper para comer en el trabajo, no la aliñéis. Conservadla en la nevera y aliñar en el momento de comerla.

Fácil y sencilla esta receta. ¡Espero que os haya gustado!

Cous-cous con verduras y ajos tiernos, para días “tengo que comer más sano”

20130318_212917

Nunca había probado a cocinar cous-cous. Pero un día comprando, vi que vendían en el supermercado y pensé, voy a intentarlo, a ver qué tal me sale. Ya sabéis que me gusta innovar y probar.

El cous-cous me recuerda mucho a mi hermana Suk. A ella le encanta, o eso creo. O simplemente el cous-cous me recuerda a ella. Entre las hermanas, cada plato nos recuerda a la otra, por ejemplo, cualquier cosa dulce me hace pensar en Min y las patatas con chorizo me recuerdan a mi Veri. Y en el caso de mi niño, si tuviera que elegir algo de comida que me recuerde a él, elegiría sin duda, cualquier cosa que contenga ajos tiernos. Le chiflan no, lo siguiente. Podría haber clasificado esta receta en “Días amorosos” también, pero finalmente he decidido clasificarlo en “Días tengo que comer más sano”, ya que sólo contiene verduritas, y más sano que eso no podría ser. 😛

Es una receta muy sencilla y rápida de hacer.

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para los días en los que tu cuerpo te pide algo que no sea carne.

  • 250 gr. de cous-cous (yo usé cous-cous mediano del Gallo).
  • Un poco de mantequilla.
  • 1 manojo de ajos tiernos.
  • Media berenjena.
  • 1 calabacín pequeño o medio grande.
  • Unos cuantos tomates cherry.
  • Aceite, pimienta y sal.

Llevamos a ebullición 250 ml. de agua con un poco de aceite y sal. Retiramos del fuego y añadimos el cous-cous. Removemos y dejamos reposar durante 3 minutos. Acto seguido, añadimos un poco de mantequilla y lo ponemos a fuego lento, removiendo, durante 2-3 minutos. El cous-cous ya está listo.

Ahora cortamos las verduras. Limpiamos los ajos tiernos y picamos fino. La berenjena y el calabacín lo picamos a cubitos. Lavamos los tomates cherry.

En una sartén honda, echamos un chorro de aceite y añadimos los ajos tiernos primero, removemos un poco y añadimos el resto de verduras, los tomates también. Salpimentamos y dejamos hasta que todo esté bien dorado. A continuación, agregamos el cous-cous y removemos bien. Rectificamos de sal si es necesario. Dejamos unos 3-4 minutos, removiendo frecuentemente, para que se integren bien los ingredientes. ¡Y listo!

Espero que os haya gustado. No hace falta decir que es ideal para llevarse en el tupper. ¡Queda ríquisimo!

Col china con carne, para días “tengo que comer más sano”.

20130213_200919

Odio la col, a muerte. No me gusta nada, ni su aspecto, ni su olor. En cambio, la col china me súper encanta. Es totalmente distinta. ¿La habéis probado?  Si no, quitaros los prejuicios en cuanto a col, y probadla, porque os garantizo que es totalmente distinta a la col convencional que conocemos y encontramos en cualquier frutería.

La col china no suele estar en todas las fruterías, aunque cada vez está más presente. Yo la suelo encontrar en fruterías más bien grandes, esas que tienen casi de todo. Y si no, la podéis encontrar casi seguro en el mercado o bien en supermercados de El Corte Inglés, donde suelen tener, aunque a precio de oro. No creo que os sea muy difícil si buscáis un poco.

Evidentemente, conozco la col gracias a mi mami. De pequeñas nos hacía col china con carne y fideos de esos transparentes o también rollitos de col china con carne… Mmmm, se me hace la boca agua.

En fin, no me enrollo más. Empecemos.

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para días en los que piensas que comes de todo, menos verdura, y tienes que hacer algo para remediarlo.

  • Media col china.
  • 250 gr. de carne picada de ternera.
  • Un poco de jengibre fresco.
  • Salsa de soja.
  • Vinagre.
  • Aceite, y pimienta blanca.

Cortar la col en tozos pequeños y lavar bien. Escurrir y reservar. Pelar el jengibre y picarlo bien.

En una sartén honda, poner un chorrito de aceite. Añadir el jengibre picado y remover. A continuación, con la ayuda de una cuchara pequeña, coger trozos de carne y ir echándolos a la sartén. Cuando estén dorados de un lado, darle la vuelta y esperar a que se doren completamente.

Una vez la carne esté dorada, añadir la col china. Al principio veréis o pensaréis que quizá os hayáis pasado con la cantidad de la col china, pero encoge muchísimo, casi tanto como las espinacas. Id removiendo y veréis que poco a poco, irá menguando la cantidad.

Cuando veáis que ya ha encogido un poco, añadir un chorrito de vinagre y una cucharada de salsa de soja. Yo no le echo sal al haberle echado salsa de soja, pero podéis añadirle sal si queréis. Echar un poco de pimienta blanca. Bajar el fuego y dejar que haga chup-chup durante unos 8-10 minutos, removiendo de vez en cuando.

Transcurrido este tiempo, ya tenemos listo nuestro plato para el tupper. Es ideal para llevarlo en el tupper, porque al contener mucha agua la col china, no se reseca y hace que la carne, esté tierna, aunque la recalentemos en el microondas.

Espero que os haya gustado. 🙂