Brownies de Nutella y chips de chocolate blanco, para días en los que faltan horas.

Brownies de Nutella

Esta semana os he preguntado en la página de Facebook de Tupper’s Moment qué preferíais para el próximo post y la respuesta no ha podido ser más clara. ¡Ha ganado el dulce por goleada!

Y la verdad es que no me extraña, porque sólo ver la foto de este Brownie, empiezo a salivar más de lo normal, mi estómago empieza a decir que quiere lo que mis ojos ven y ya no voy a poder parar de pensar en ello hasta que me coma uno. O dos. El único problema que tengo (o ventaja, según se mire) es que no tengo ninguno hecho, así que tendría que ponerme a hacerlos. Y a mi Mixto no le gusta nada nada el olor que desprende lo que esté horneando cuando se trata de repostería, así que no puedo hornear nada cuando él está en casa, porque le da mucho mucho asquito ese olor tan rico que te viene cuando estás haciendo un pastel, unos cupcakes, un bizcocho o un brownie. Ya sé qué estáis pensando, que no puede ser verdad que no le guste ese olor, pero sí, es verdad, os lo aseguro. Así que horneo cuando él no está. Y hoy está, así que me tendré que aguantar 😛

La receta la vi en el blog de mi querida Alma, Objetivo: Cupcake Perfecto. La adoro. Todas sus recetas salen perfectas, al menos las que he probado, que no son pocas. Básicamente todos los cupcakes que he hecho hasta ahora, son gracias a su libro. Podéis ver la receta aquí. Yo en lugar de poner chips de chocolate negro puse de chocolate blanco, porque compre un paquetito grande y hay que gastarlo.

Cuando hice la primera tanda, se me acabaron las existencias de Nutella en casa. Los hice para llevar al trabajo, y me llegó para hacer 7, justo para las personas de mi Departamento. Pues bien, cuando los lleve al trabajo, hubo alguien que se quedó sin, porque no conté con él ya que no suele andar por la ofi y claro, me pidió que si por favor, podría hacerle uno otro día. Le dije que sí, porque la verdad es que se tarda nada y menos en hacer esta receta. Y el finde me puse en un momento y le llevé su brownie el lunes próximo.

Cuando descubráis lo fácil que es hacer esta receta, no vais a evitar hacer una tanda cada semana. Os aviso.

INGREDIENTES (para 3 brownies grandes o 8 individuales):

Para días en los que vas súper liad@ pero tu cuerpo te pide algo dulce.

  • 280 gr. de Nutella
  • 2 huevos.
  • 100 gr. de harina.
  • Una pizca de sal.
  • 30 gr. de chips de chocolate blanco.

Utensilios:

  • Molde de cupcakes o muffins metálico o de silicona.
  • Cápsulas de papel. Yo usé varias éstas éstas y éstas.
  • Cuchara para helado grande.

Precalentamos el horno a 180ºC.

En un bol, mezclamos todos los ingredientes menos los chips de chocolate. Yo usé una lengüeta de estas tan útiles.

Una vez mezclado, añadimos los chips de chocolate apartando un puñadito, y removemos para que se repartan bien.

Colocamos las cápsulas en el molde. Con la ayuda de una cuchara de helado grande, repartimos la mezcla en los moldes.

Por encima de cada brownie, añadimos chips de chocolate blanco.

Ponemos en el horno 12 minutos, si os gustan más deshechos por dentro, o unos minutos más, de 14 a 15 si os gustan más hechos.

A mi personalmente me gustan deshechos, así que los puse 12 minutos.

Os dejo más fotitos de cómo quedaron. Ideales para alegrarte el día, para alegrar el día a los demás o simplemente, como postre de tu tupper de cada día. ¡Espero que los disfrutéis como los he disfrutado yo, mis compis en la ofi, mi Mixto y mi Miguel!

Brownies de Nutella

Brownies de Nutella

 

 

Anuncios

Costillitas a la barbacoa, para días en los que faltan horas.

20130702_140935

Hoy os traigo una súper receta fácil fácil, en la cual el reto es escribir más de 3 o 4 frases para explicarla, por eso la clasifico en este momento, ya que es sencilla de hacer y aunque el tiempo de cocción es de unos 30 minutos, mientras se hace en el horno, podemos aprovechar y hacer otras cosas.

¡Manos a la obra!

INGREDIENTES (para 2-3 raciones):

Para días en los que te falta tiempo para todo.

  • 500 gr. de costillitas de cerdo troceadas.
  • Salsa barbacoa. Yo usé de la marca Hunt’s. Es absolutamente deliciosa esta salsa. Tenéis que probarla.
  • Sal .

Precalentamos el horno a 180ºC.

En un plato hondo o un bol grande, ponemos las costillitas, añadimos sal y ponemos abundante salsa barbacoa. Mezclamos bien para que quede todo bien impregnado. Cuanta más salsa, mejor 🙂

Ponemos las costillitas en una fuente para horno y horneamos durante 25-30 minutos, según el grosor de las costillitas.

Para acompañar, nada mejor que unas patatas. Yo las acompañé de patatas fritas al orégano.

¡Fácil, sencillo y riquísimo!

Hojaldre de virutas de jamón ibérico, tomate y queso de cabra, para días en los que faltan horas.

20130516_220419

Jamón…mmm. Creo que es mi debilidad. Podría estar desayunando, comiendo, merendando y cenando jamón todos los días. Y yo tan feliz. 🙂

La receta de hoy bien podría ir en Días creativos, pero finalmente he decidido clasificarla en Días en los que faltan horas, ya que es súper sencilla de hacer y rápida. Y cuando no tenemos tiempo, va genial, porque se hace enseguida y está buenísima.

Seguro que os encanta la receta, eso espero.

¡Al lío!

INGREDIENTES:

Para aquellos días ajetreados.

  • 1 trozo cuadrado o rectangular de masa de hojaldre (Yo usé la masa de hojaldre congelada de Hacendado, pero podéis usar cualquier otra, y tanto congelada como fresca).
  • 250-300 gr. de virutas de jamón ibérico.
  • 1 tomate.
  • Queso de cabra.
  • 1 huevo batido.
  • Orégano, aceite, pimienta y sal.

Si usamos masa de hojaldre congelada, hay que sacarla más o menos 20-25 minutos antes y dejar que se descongele a temperatura ambiente. Cuando podamos manejarla, es que ya estará lista. Si es fresca, nos ponemos con la masa directamente.

Forramos la bandeja del horno con papel de horno o vegetal y extendemos la masa en la bandeja. Con un cuchillo, seguimos la forma de la masa, como dibujando un cuadrado y sin cortar, dejando un espacio en los bordes, de unos 3-4 cm.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Cortamos en rodajas finas el tomate y troceamos el queso de cabra al gusto.

Repartimos las virutas de jamón por toda la masa, sin poner en los bordes que hemos dejado. Añadimos las rodajas de tomate y por último los pedacitos de queso de cabra y repartimos todo bien por la masa. Salpimentamos, regamos con aceite y ponemos un poco de orégano.

Batimos un huevo y pintamos los bordes del hojaldre.

Introducimos la bandeja en el horno y lo dejamos hasta que veamos que haya subido y esté dorado el hojaldre, aproximadamente 10-15 minutos, aunque yo lo hago siempre a ojo 😉

¡Y ya tendríamos la cena, la comida o el tupper listo!

Pollo al ajo, para días en los que te faltan horas.

¿A que tiene buena pinta el pollo al ajo de la foto?

Pues aunque parezca increíble, la receta es súper sencilla. Y bueno, tiene un pequeño truco. Mejor dicho, tiene un truco muy grande 🙂

No sé si conocéis los sobres de Maggi “Directo al horno”. Se trata de un sobre que contiene una bolsa de asar, con un cierre y el condimento en polvo del sabor elegido.

Reconozco que no soy fan de lo preparado, pero la verdad es que estos sobres me convencen, y mucho, porque el pollo queda jugoso y muy bueno.

En esta ocasión, yo elegí Pollo al ajo. Aunque parezca que el sabor será fuerte, estilo pollo al ajillo, realmente no lo es. Está rico y sí se nota el sabor a ajo, evidentemente, pero “finamente”.

Se puede hacer o bien con un pollo entero o bien con muslitos. Yo lo hago siempre con muslitos, porque tarda menos y es más sencillo puesto que los muslitos son más fáciles de repartir.

INGREDIENTES (2-3 raciones):

Para días en los que desearías que el día tuviera más de 24 horas.

  • 8 muslitos de pollo.
  • Sobre Directo al horno de Maggi, sabor Pollo al ajo (como el de la foto).

Lo primero que hay que hacer, es poner a precalentar el horno a 190-200ºC.

Mientras se calienta el horno, vamos preparando el pollo. Abrimos el sobre por la parte donde está la bolsa de asar. La bolsa está plegada y con una pegatina. La despegamos con cuidado y la vamos desenrollando, poco a poco ya que dentro está el cierre de la bolsa.

Una vez hecho, metemos los muslitos de pollo en la bolsa, abrimos el sobre por la parte que contiene los polvos, los introducimos en la bolsa con el pollo y cerramos usando el cierre. Yo cierro la bolsa dejando espacio, para poder esparcir bien el pollo una vez cerrado.

Ahora cogemos la bolsa y sacudimos para poder mezclar bien el condimento con el pollo y vamos moviendo los muslitos con las manos, para que se mezclen bien y todos queden impregnados con los polvos.

El pollo por si solo, ya suelta aceite, por lo que no es necesario echar más que el sobre.

Colocamos sobre la bandeja del horno y dejamos dentro durante 1 hora.

Al sacar la bolsa, colocarla sobre una fuente y con la ayuda de unas tijeras, cortarla por la mitad, de manera que podamos sacar el pollo con cuidado y tirando un poco de la bolsa salga el resto.

Yo suelo hacer 8 muslitos y congerlarlo en tuppers si no me lo como al momento, ya que congelado, queda muy bien. No se nota casi que ha estado congelado.

Espero que os haya gustado!