Fideuá, para días “que vuelva el verano”.

20130629_135904

¡Ya estoy de vuelta!

Después de unas merecidas vacaciones, vuelvo a la carga con nuevas recetas. 🙂

Hoy os traigo una receta rica rica. El típico plato de domingo (junto con la paella). Una receta que siempre apetece y que es ideal tanto para comer en casa directamente o para el tupper.

Y con lo que me gustan las gambas y el marisco en general, este plato me encanta.

Lo he clasificado en Días “que vuelva el verano”. Ya sé que estamos en verano ahora mismo y no lo echamos de menos, pero esta receta se come todo el año (al menos en mi casa), y es un plato con sabor a verano y con olor a mar 😛 Y si la comemos en invierno, seguro que nos recuerda al veranito…

INGREDIENTES (para 4-5 raciones):

Para días domingueros y veraniegos.

  • 500 gr. de pasta fideuá.
  • 8-10 gambas o gambones.
  • 1 sepia limpia.
  • 150-200 gr. de almejas.
  • 2-3 tomates maduros.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1 litro de caldo de pescado. Yo usé el de Gallina Blanca, que viene en brick.
  • Aceite, sal y pimienta.

Primero preparamos todos los ingredientes. Ponemos las almejas en agua con sal. Lavamos y limpiamos las gambas. Yo les corto los bigotes y las patitas un poco. La sepia la cortamos en cuadraditos y rallamos los tomates.

Ahora salpimentamos las gambas y en una paella con un chorro de aceite, las hacemos, para que suelten jugo. Una vez hechas, retiramos y reservamos.

En la misma paella, añadimos las almejas y salteamos hasta que se abran todas, o casi todas, que siempre queda alguna por abrir. Cuando estén abiertas, retiramos y reservamos.

Ponemos en la misma paella el tomate rallado y cuando esté empezando a cambiar de color, más oscuro, agregamos la sepia. Vamos removiendo unos minutos y añadimos la pasta.

Mezclamos un poco y doramos y a continuación ponemos el vaso de vino blanco. Subimos un poco el fuego y dejamos que se consuma un poco el vino, más o menos a la mitad.

Por último, añadimos las almejas y el caldo de pescado. No pongáis todo el caldo de golpe. Cubrimos la pasta con el caldo y dejamos a fuego medio-fuerte, removiendo de vez en cuando para que no se pegue y añadiendo más caldo si es necesario. Yo lo hice con pasta de fideuá gruesa y más o menos son unos 10-12 minutos de cocción, pero si utilizáis fideo fino, son apenas 5-6 minutos.

Una vez lista, añadimos las gambas y dejamos reposar un poco, tapando con papel de cocina la paella.

A mi me gusta acompañarla con un poco de allioli. Mmm…

¡Y ya está lista nuestra fideuá! Espero que os haya gustado.