Cordero “a lo chino”, para días creativos.

20130122_212841

Hoy toca una receta aprendida y adquirida gracias a mis orígenes chinos. Para mi es algo muy común cocinar la carne, sea la que sea, de esta manera, ya que es muy típico en China, o al menos, en mi casa.

Como todos sabréis, la comida casera china auténtica tiene casi nada o muy poco que ver con la comida que se suele servir en la mayoría de restaurantes chinos de nuestro país.

Mezclar salsa de soja y azúcar es algo muy normal y, aunque suene raro, la salsa de soja conjunta súper bien con el azúcar.  En mi caso y en mi casa, siempre hemos tenido salsa de soja “de la que traen mamá o papá”, ya que han tenido negocios en la hostelería, pero si no, podéis ir a un supermercado chino (siempre mejor que a uno común que por botellita te cobran un riñón) y escoger para cocinar la que sea más oscura e intensa, que es la que suelo usar. Normalmente, en el supermercado ya te indican si es para ensaladas, cocinar o salsas, o si no, siempre podéis preguntar. No os pongo marcas porque hay infinidad, según donde vayáis a comprar.

Pues bien, está receta la hice por primera vez el otro día, porque abrí la nevera y vi que tenía cordero y pensé en cómo hacerlo sin que fuera a la plancha, ya que me apetecía algo sabroso y rico. Y me quedó genial, modestia aparte.

 INGREDIENTES: (2-3 raciones):

Para los días en los que quieres innovar, y probar sabores distintos.

  • 500 gr. de cordero. (Yo usé en este caso pierna y costillas, pero os recomiendo solo pierna fileteada, porque tiene más “chicha”)
  • 1 calabacín mediano
  • 1 cebolla mediana.
  • Salsa de soja
  • Azúcar

Cortar el cordero en trozos, al gusto. Yo usé las tijeras, es más rápido y práctico, aunque podéis cortarlo con el cuchillo también, por supuesto. Salpimentar y reservar.

El calabacín cortarlo en daditos pequeños y la cebolla en juliana (partirla por la mitad, poner la mitad boca abajo, cortar fino verticalmente).

Poner un poco de aceite en una sartén y poner la cebolla y el calabacín. Dejar que cueza unos 5 minutos y añadir el cordero. Remover hasta que veamos que el cordero está doradito. Echar la salsa de soja. Os recomiendo que cojáis un vasito pequeño y vayáis echando poco a poco. Hay que decir que la salsa de soja engaña mucho, parece que echas poca pero pensad que está más salada de lo que parece y pasarnos no es bueno, ya que no podríamos rectificar. Id echando al gusto, pero sin cubrir la carne evidentemente, con un chorrito o vasito creo que es suficiente. Una vez echada la salsa de soja, añadir una cucharada de azúcar y remover, hasta que veamos o notemos, que el azúcar se derrita y se mezcle bien con la salsa de soja.

Bajar el fuego y dejar unos 15 minutos, haciendo xup-xup, para que la carne coja sabor e ir removiendo de vez en cuando, para que no se pegue. Una vez pasados los minutos, probar de sabor y rectificar si es necesario, echando un poco más de salsa de soja o dejarlo un rato más para que la carne esté más echa. No es bueno dejarlo durante mucho tiempo ya que sino, la carne se quedaría demasiado hecha y por lo consiguiente, demasiado dura.

Espero que os guste y probéis esta receta, ya que es sencilla de hacer y queda súper bien para comértelo en casa o bien para llevarlo al trabajo, con arroz blanco como acompañamiento, por ejemplo. No he probado a congelarlo y descongelarlo para llevármelo en el tupper, pero si lo probáis vosotros, decidme cómo queda después de congelado. 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s